opinión

12 de Octubre: Reconocer la Diversidad desde la Riqueza

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Este 12 de octubre conmemoramos el Día Internacional del Encuentro entre Dos Mundos, el descubrimiento de América en 1492 por Cristóbal Colón. Como todo hito histórico, este acontecimiento marcó el inicio de una era de colonización, con todas las implicancias que ello conlleva, y de un nuevo orden mundial pero también el reconocimiento y la difusión de elementos culturales hasta entonces desconocidos, como cosmovisiones, costumbres, lenguas, un distinto orden social y político, flora y fauna y cultura gastronómica, entre muchos otros.  

Nos acordamos de esta fecha porque hoy como sociedad vivimos nuevamente el desafío del reconocimiento y la valoración de lo distinto. Estamos en medio de un fenómeno de migración que ha ido en aumento en los últimos años, incorporando a ciudadanos y ciudadanas de culturas con las que ya convivíamos y también de otras más lejanas, lo que ha ido generando una mutación social y cultural de la que mucho se habla, pero desafortunadamente suele hacerse desde un enfoque de problema y no desde su riqueza cultural. No suena extraño, cuando estamos en un escenario de muchas preguntas, y paradójicamente, de exceso y al mismo tiempo escasez de información, porque genera mucho ruido pero nos estamos informando desde realidades como también desde mitos.

Es un panorama social que costará tiempo comprender y asimilar, pero desde lo profesional tenemos un espacio potente para generar cambios y enfrentar estos desafíos. Hoy las empresas están tomando un rol excepcional desde lo inclusivo, informándose y llevando a cabo acciones para hacer propia la interculturalidad. Fundación Ronda es una de las organizaciones que las acompañan en ese camino, apoyando la diversidad y la inclusión desde acciones que buscamos sean significativas: a través de alianzas con otras entidades que trabajan directamente con personas migrantes que están en búsqueda de trabajo; las motivamos a realizar actividades que permitan compartir la riqueza cultural y también desde la enseñanza en el uso del lenguaje y la comunicación. Pero sobre todo concientizando a sus equipos sobre el valor que la interculturalidad ofrece a la organización y también al negocio y en cómo debemos y podemos aportar a su instalación desde un prisma de derechos humanos y de empatía. Comprender la migración como un valor es una tarea de todos y no solo de los migrantes que residen en nuestro país.

La interculturalidad es justamente saber interactuar y comunicarnos entre grupos de personas de distintos orígenes, desde una visión horizontal, de igualdad y de derechos. Todo esto, a nuestro parecer, no genera más que riqueza para todas y todos y por eso vale reflexionar al respecto este 12 de octubre.

 

El contenido de esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de quien la escribe y no representa necesariamente la postura de la fundación Base Pública.

Otras opiniones

Se muestran todos los artículos
No hay más artículos
Scroll to top

Contáctanos

Envíanos tus consultas o comentarios

Estamos en:

Victorino Lastarria 90
Santiago de Chile

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter