Archive for noviembre 2019

Mi Parque: reconociendo la necesidad de espacios públicos cercanos y de calidad

La fundación Mi Parque se ha propuesto no solo aportar en la construcción de nuevos espacios públicos, sino que también en buscar convertirse en una voz válida dentro del debate de cómo debemos construir ciudades y barrios de calidad, y de igual manera sustentables, participando indirectamente en la discusión de políticas públicas relacionadas.

Confían en que trabajar de manera participativa con las comunidades en la recuperación de sus espacios públicos, ayuda a fortalecer o recomponer los lazos de confianza y colaboración, promoviendo sentimientos de pertenencia y orgullo con respecto del lugar donde se vive y de la comunidad de la cual se es parte.

Según su Director ejecutivo, Carlos Aubert, a la fecha Mi Parque “ha trabajado con más de 120 comunas y se ha repartido de Arica a Punta Arenas”, añadiendo también que lo que hace la organización “es poder llevar otros recursos que son del sector privado a una necesidad que los mismos gobiernos locales no pueden enfrentar”, transformándose en un espacio de articulación necesario en el nuevo Chile.

Para saber más sobre Mi Parque, te invitamos a revisar nuestro perfil audiovisual, pieza emblemática de nuestra Alianza Ciudad y Territorio.

Plaza Blanca Vergara de Renca: recursos privados para concretar sueños colectivos

Parte importante del desarrollo de los proyectos que ejecuta Junto Al Barrio (JAB) es gracias a uno de sus modelos de incidencia, que tiene que ver con la estrecha relación entre la fundación y el sector privado. 

En este caso, en la comuna de Renca se produce esta valiosa articulación con voluntarios de la empresa Euromonitor International, que en conjunto con el equipo de JAB lograron concretar un paso más de la plaza Blanca Vergara. Antes ya habían avanzado en este proceso voluntarios de Directv.

Más de 20 personas de la empresa Euromonitor construyeron, pintaron y bordaron adornos para la futura explanada, en conjunto con los vecinos que llegaron al lugar. Lo anterior demuestra un convencimiento de la sociedad civil: la articulación entre la empresa privada y la consulta ciudadana vinculante es vital para los nuevos procesos que se aproximan en Chile.

Para saber más de cómo fue este proceso te invitamos a ver nuestro nuevo vídeo de la Alianza Ciudad y Territorio.

Ciudad feminista: las barreras a derribar

Entre las desigualdades en las que vivimos las mujeres chilenas, de sueldo, acceso a trabajos y de labores domésticas, hoy identificamos las diferencias urbanas evidenciadas en el acoso callejero, en ser las encargadas de las labores de cuidado a terceros y jefas de hogar, en una ciudad que no es amable con el género.

El seminario «Mujeres y Ciudades» busca dar respuesta y entender las estructuras de las ciudades chilenas, construidas para un estereotipo muy definido de persona, lo cual se ve reflejado desde las prioridades de inversión, hasta las soluciones que se dan a las problemáticas que enfrentan las mujeres.

En esta nota BP, conoce lo que Carolina Tohá de Red de Mujeres por la Ciudad, Ana Falú, Directora del Instituto de Investigaciones Vivienda y Hábitat de Córdoba y Marisol Dalmazzo, Red Mujer y Hábitat de América Latina, tienen que decir al respecto.

 

Huella Local: el nuevo rol de los municipios y la participación ciudadana

Enmarcados en la Alianza Renca 2030, que reúne a la Fundación Huella Local con el municipio de Renca, se realizó un taller participativo donde asistieron varios dirigentes sociales, autoridades locales, el equipo técnico comunal, y en esta ocasión, también miembros de Coca Cola.

La idea central del encuentro fue la consulta ciudadana sobre la remodelación del bandejón de Avenida Miraflores, uno de los ejes de la comuna al norte de Santiago, para poder afinar detalles y disminuir las diferencias existentes entre los trabajadores de la feria y los vecinos.

Sobre el taller, la participación ciudadana y el nuevo escenario nacional, Cristóbal Juliá, cofundador Huella Local, sostiene que “el sector privado es muy importante en esta nueva forma de diálogo, en esta nueva gobernanza que se va a generar, y se debe generar en los territorios de Chile para poder sortear esta crisis social, y traer más dignidad y más igualdad a los territorios.”

 

Para conocer todas las impresiones te dejamos nuestra nota de la Alianza Ciudad y Territorio:

Propuesta Nuevo Pacto Social a los Presidentes de los Partidos Políticos

En la madrugada del viernes 15 de noviembre, diversas fuerzas políticas del Oficialismo y la Oposición firmaron el “Acuerdo por la paz y por una nueva Constitución”.

El Acuerdo establece que se convocará a un “Plebiscito de entrada” en abril de 2020, en el cual se realizarán dos consultas a la ciudadanía. La primera, con respecto si se está de acuerdo o no con reemplazar la Constitución vigente y la segunda, para el caso de que se apruebe la idea de una nueva Constitución, sobre el tipo de procedimiento a seguir, esto es, mediante una Convención Constituyente integrada por un 100% de delegados electos o una Convención Mixta Constituyente, conformada por 50% de parlamentarios en ejercicio y 50% de delegados electos.

Creemos que para que el Acuerdo por la Paz se consolide como una herramienta participativa hacia una Nueva Constitución, se debe fortalecer el punto 4 del mismo. En este sentido y en caso de que el Plebiscito de Abril 2020 indique que el mecanismo de diseño de una Nueva Constitución es la Convención Constitucional, sus integrantes serán electos íntegramente para este efecto. La elección de los miembros de ambas instancias se realizará en octubre de 2020 conjuntamente con las elecciones regionales y municipales bajo sufragio universal con el mismo sistema electoral que rige en las elecciones de diputados en la proporción correspondiente.

El punto 4 se basa íntegramente en la Ley N° 18.700. Dividiendo el territorio en 28 distritos, con un total de 155 diputados.

Por otro lado, la misma ley indica en materia de pactos que en las elecciones dos o más partidos políticos podrán acordar un pacto electoral. En las elecciones de diputados y senadores, al interior de cada pacto electoral, los partidos políticos integrantes de dicho pacto podrán, cada uno, asociarse con candidatos independientes.

Este mecanismo refuerza la conformación de pactos lo que en la práctica hace casi imposible que independientes puedan ser electos fuera de un partido o pacto político. Es justamente aquí donde creemos que la legitimidad del acuerdo se pierde, al permitir en la práctica, competir solo a partidos políticos.

Como alternativa, proponemos lo siguiente:

1 – Derogar – en forma transitoria – el artículo 31 que permite a los partidos políticos acordar pactos electorales.

2 – Permitir a los ciudadanos independientes inscribir listas de candidatos con menos requisitos con respecto a los partidos, bajo lemas, causas o intereses, que los hagan distintivos ante el cuerpo elector, pudiendo estos sumar sus votos al interior de cada lista, al igual que cada partido, y con las mismas igualdades que hoy indica la ley electoral.

3 – Las listas independientes deberán acreditar un número mínimo de firmas por candidato.

4 – Cada distrito debería elegir el doble de los actuales cargos del sistema electoral, permitiendo aumentar el número de independientes y las listas ciudadanas.

5 – Si eventualmente gana la opción de Convención Mixta, cada distrito debería elegir el número actual que contempla la ley de diputados, 155. Así, quedará una Convención mixta de 155 delegados y delegadas y 155 congresistas.

6 – Modificar la actual ley para que exista paridad de género en listas inscritas y también mediante un mecanismo de corrección para electos y electas. La ley actual determina que sólo la suma de todas las candidaturas inscritas por un pacto debe tener al menos un 40% de un género por sobre otro. Adicionalmente proponemos establecer una cuota para pueblos originarios, ya que la actual ley no los considera. Además debe considerarse incorporación de cuotas etarias, para asegurar la participación del grupo sub 35, con una cuota del 30% por lo menos en la conformación de listas y mediante mecanismo correctivo del órgano constituyente.

7 – Reducir la edad mínima de votación y candidatura a 16 años.

8 – Que el financiamiento electoral sea ex ante para las listas independientes, igual al tope de gasto electoral de forma distrital y que no reciban devolución mediante Servel luego de finalizada las elecciones. Que los partidos se financien mediante la devolución luego de la elección. Que la campaña electoral sea pública e igualitaria para todas las listas, no en término de posibilidad, sino que reales. Fomentando el debate y contraste de ideas de las diferentes listas.

9 – Es relevante que quienes asuman el papel de delegados realicen su labor sin mayor presión política, para lo cual debe establecerse una inhabilidad para ocupar cargos de elección popular y cargos públicos por período de al menos 2 años luego de finalizada sus funciones como constituyentes, asegurando la no intervención de intereses electorales posteriores y quedando fuera del ciclo político normal.

Por la construcción de un Chile más justo e inclusivo

Chile, en estas últimas cuatro semanas ha podido experimentar el malestar y sufrimiento de toda nuestra sociedad; dolores que se han ido acumulando en la ciudadanía en las últimas décadas, por la desigualdad e inequidad presente en nuestro país.

Como Fundación Ronda, organización que lleva 5 años trabajando por promover y visibilizar la importancia del respeto de los derechos humanos de comunidades con barreras de acceso, principalmente de personas con discapacidad, sentimos mucho dolor al ver cómo esta crisis ha desencadenado múltiples hechos de violencia, que se han expresado de diferentes formas y desde todos los sectores. Con esto,  no nos referimos únicamente al saqueo de locales comerciales, o a los incendios de espacios patrimoniales, sino que también a los casos de uso desmedido de la fuerza policial, a no ponernos en el lugar de los empresarios y emprendedores sociales, que independiente del tamaño de sus organizaciones, se han visto afectados de alguna u otra forma, llegando muchos de ellos a no tener cómo pagarle a sus trabajadores a fin de mes, como también tener que despedir a muchos de ellos y  por ende, que estos, no puedan llevar el sustento a sus hogares. 

Otra forma de violencia de la que hemos sido testigos es la falta de tolerancia y respeto al escuchar la opinión del otro, lo que hoy está dividiendo a familias, amistades, grupos sociales o de trabajo, e incluso también la falta de empatía con el prójimo, que puede estar sintiendo en estos momentos miedo, angustia y/o inseguridad, viéndose afectados en forma individual, como familiar. 

En Ronda estamos convencidos de que, si bien es impostergable y urgente modificar nuestras leyes, normativas y dar paso hacía una nueva Constitución, temas para los cuales ya estamos trabajando, también creemos profundamente que para que ocurra una real transformación en nuestra sociedad, requerimos crear un cambio cultural, sin individualismo. El camino es que forjemos valores como la empatía, la confianza, la colaboración, una auténtica generosidad y lo más importante, que veamos al otro sin categorizarlo, sin asignarle un mayor o menor valor por su apariencia física, su situación socioeconómica, el lugar donde vive, su nivel de estudios, entre otras, es decir que nos miremos los unos a los otros y veamos lo que nos hace ser iguales, ser personas. Para esto, requerimos transformarnos como sociedad, que nos apoyemos unos a otros, hasta que nuestra educación, desde temprana edad, incluya estos valores y que todos los sectores puedan ser beneficiados con esta, entendiendo que la educación debe ser integral y de calidad, pues es la base de la formación de las personas. 

Desde este lugar es que sabemos que una de las comunidades que ha sido históricamente invisibilizada ante la sociedad, han sido las personas con discapacidad. Según el Estudio Nacional de Discapacidad – ENDISC – 2, el 16,7% de la población de 2 y más años se encuentra en situación de discapacidad, es decir 2 millones 836 mil 818 personas, cifra que podemos sugerir que ahora es mayor, entendiendo los casos de personas que han adquirido una discapacidad, a raíz de la violencia en las manifestaciones de los últimos días. Por eso y por las peticiones históricas de la comunidad, exigimos que se visibilicen las demandas y necesidades de personas con discapacidad, su entorno cercano y/o cuidadores, respetando la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, la que Chile ratificó el año 2008, y que expresa que la persona con discapacidad deja de ser vista desde un enfoque de caridad y lástima, y pasa a ser sujeto de derecho. Existen leyes y normativas, como la 20.422, que busca asegurar el derecho a la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad, lo que en la práctica no se está cumpliendo, ya que no existen derechos como la rehabilitación integral gratuita para todas las personas con discapacidad, independiente de su edad y/o condición socioeconómica, ya que esto no puede estar supeditado a la caridad y solidaridad de los chilenos, pues debe ser de responsabilidad absoluta del Estado. 

Además, es profundamente necesario implementar mecanismo para fomentar y generar procesos de inclusión sociolaboral, por medio de la intermediación laboral o modelo de empleo con apoyo, no solamente asegurando un contrato, sino la correcta vinculación, en igualdad de oportunidades, de las personas que se suman a las empresas. Que exista concientización y ajustes al entorno, acompañamiento y seguimiento de este proceso, para lograr una inclusión efectiva, algo que hoy no se exige y no asegura la Ley 21.015.

Asimismo, también se deben entregar ayudas técnicas de forma gratuita a todas las personas que lo requieran, sin que esto se convierta en un concurso o postulación eterna, por la poca disponibilidad que se tiene. Como estas, son muchas más las demandas que hay que visibilizar, por lo que hacemos el llamado a que colaboremos trisectorialmente, desde el mundo privado, público y la sociedad civil, además del conjunto de todos los que conformamos nuestra sociedad, haciéndonos cada uno responsables de que somos parte del problema, pero también podemos ser parte de la solución al tomar decisiones que contribuyan a nuestro entorno, cambiando la manera de hacer las cosas, hacia una forma más amable y empática, aportando cada uno desde su mirada, para llevar adelante un #NuevoPactoSocial y un #PactoPorLaDiscapacidad.  Estamos en un punto de inflexión como país, y tenemos una gran oportunidad: la de co construir el Chile que soñamos, uno más amable y justo para todos.

*El contenido de esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de quien la escribe y no representa necesariamente la postura de la fundación Base Pública.

Fundación Vivienda: 52 años de soluciones concretas al déficit habitacional en Chile

La organización nacida en 1958 bajo el alero del Hogar de Cristo se encarga de entregar viviendas de emergencia a las familias más vulnerables del país que cuentan con dificultades para acceder a una solución definitiva.

Una sociedad en donde a nadie le falte un techo donde vivir y formar un hogar, cuyos valores humanos, dignidad e integridad estén garantizados, han sido el objetivo principal de Fundación Vivienda por más de 50 años.

La investigación interdisciplinaria que realiza la organización es clave para poder realizar un trabajo de excelencia y generar proyectos de impacto vinculante, conociendo en profundidad las cifras del  déficit habitacional. En Chile, 391.546 familias carecen de un hogar donde vivir (Encuesta CASEN 2015)

La organización llega donde el Estado y el mercado no han llegado, relevando una vez más el poder de la sociedad civil en dar solución a los problemas sociales de nuestro país. Contribuye a lograr ciudades integradas y más equitativas, cuyo centro son las comunidades y las personas; y apoya en el diseño de las políticas públicas con procesos innovadores.

Fundación Vivienda miembro de nuestra Alianza Editorial Ciudad y Territorio, busca y sueña con una dimensión del habitar humano, la ciudad humana, el derecho a la ciudad como un camino a la equidad, y visto como un derecho social.Te invitamos a ver su perfil realizado por Base Pública TV.

 

Situación de los adultos mayores: otra razón de la crisis

Como es sabido, la crisis sociopolítica que estalló en Chile hace poco más de un mes, tiene su asidero en un malestar generalizado que tiene que ver con la desigualdad en el acceso a derechos fundamentales que garantizan una vida digna. Esta crisis es transversal en tanto que abarca diferentes aspectos: salud, educación vivienda, pero también porque afecta a distintos grupos etarios, tal es el caso de los adultos mayores, cuyas voces alzadas exigen reivindicaciones que abarcan seguridad social, salud, movilidad, entre otras.

Base Pública, en su interés por mostrar los distintos diálogos que se vienen dando a lo largo del territorio nacional, estuvo presente en un cabildo ciudadano promovido por Geroactivismo, organización que promueve una visión empoderada del envejecimiento y vejez.

El objetivo del encuentro fue relevar las necesidades de los adultos mayores a propósito de la crisis. Mira la reseña a continuación.