opinión

Alternativas para la salud de niños y niñas en cuarentena

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El distanciamiento social también tiene consecuencias en la salud mental y física de niños, niñas y adolescentes. El proyecto Juego y Aprendo en Casa busca abrir espacios de relacionamiento, juego y aprendizaje para la infancia en cuarentena.

La pandemia de la Covid 19 tiene a muchas ciudades en cuarentena y con los colegios, parques y clubes cerrados.  Esto trae consecuencias más amplias que la afectación a la economía y el empleo, y que no han sido debidamente analizadas. El discurso oficial se ha centrado en factores económicos y de recursos médicos, pero no en el resguardo de los derechos, salud mental, física y social de las personas. 

A ojos de la autoridad, los derechos de la infancia quedan en manos de esfuerzos individuales, de cada una de las familias o tutores y de los profesores de centros educativos, desconociendo la responsabilidad del Estado en el desarrollo pleno de las necesidades y el interés superior de los niños y niñas.

Los esfuerzos debiesen apuntar a un Estado presente en las temáticas relacionadas con los otros derechos de la niñez que no se reduzcan solo a la educación, sino que se amplíen los esfuerzos a levantar una política de cuidado como tarea colectiva o comunitaria. El cierre de los jardines infantiles, salas cunas, internados y colegios no ha apuntado al reconocimiento de lo colectivo, sino que ha profundizado el modelo individualista que ha imperado las últimas décadas en el país. 

Proyecto Juego y Aprendo en Casa

Con el objetivo de velar por la salud de niñas y niños, la Fundación Barrabases viene desde el mes de marzo trabajado con otras organizaciones e instituciones educativas que han cesado sus labores, para crear espacios seguros y cercanos que entreguen herramientas, potencien habilidades y devuelvan una rutina educativa y de contención a niños y niñas de escasos recursos. 

Durante los meses de marzo, abril y mayo se pilotearon clases de programación creativa de manera remota con 7 niños y niñas de las comunas de Cerro Navia, Quinta Normal y Pudahuel, pero en el transcurso del pilotaje se apreciaron otras necesidades debido a la falta de espacios de contención emocional y recreación. De este modo, durante el mes de junio se comienza a implementar el programa Juego y Aprendo en Casa (JAC) que les entrega a 21 niños y niñas durante tres veces a la semana un espacio de conversación, escucha y educación a través del deporte y la programación creativa. 

Los niños y las niñas son de diversas comunas tales como Maipú, Cerro Navia, Quinta Normal, Pudahuel y San Fernando y de distintas edades que van desde los 6 a los 11 años, creando no sólo un espacio de entrega de contenidos académicos, sino que cariño, y escucha, generando entre ellos y ellas una red de compañeros/as con quienes puedan jugar y entretenerse de manera remota. Lo anterior se acompaña de una relación directa desde el equipo de psicólogos/as en cada sesión con los niños y niñas y, además con sus tutores o madres/padres. 

*El contenido de esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de quien la escribe y no representa necesariamente la postura de la Fundación Base Pública.

Otras opiniones

Se muestran todos los artículos
No hay más artículos
Scroll to top

Contáctanos

Envíanos tus consultas o comentarios

Estamos en:

Victorino Lastarria 90
Santiago de Chile

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter