Hace más de 15 años, la doctora Sandra Cortés visitó Chañaral por primera vez. Nunca más pudo olvidar la imagen de la playa hecha de relaves. Desde entonces participó en varios estudios que arrojaron altos niveles de metales pesados que se encuentran en este relave, en el polvo de las calles y en la orina de las personas. Después del aluvión de 2015 las mediciones arrojaron una baja en estos metales, abriendo interrogantes que necesitan investigaciones más completas y constantes en el tiempo. Una deuda del país con los chañaralinos que tiene una piedra de tope: financiamiento.
Scroll to top

Contáctanos

Envíanos tus consultas o comentarios

Estamos en:

Victorino Lastarria 90
Santiago de Chile

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter