Cepal considera que Gobiernos deben garantizar apoyo económico temporal

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Frente a las proyecciones de aumento importante de la pobreza y la pobreza extrema debido a la crisis sanitaria mundial, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), propone a los Gobiernos el establecimiento progresivo de un ingreso básico universal para los ciudadanos en situaciones más vulnerables, o en riesgo de estarlo.

Estas consideraciones están enmarcadas en su informe «El desafío social en tiempos del COVID-19″, que da cuenta de las proyecciones del organismo sobre el impacto social de la crisis y los desafíos que implica para la región, insistiendo en que se prevé una contracción económica de -5,3%, con un impacto negativo en el empleo, y, por ende, un aproximado de treinta millones de personas entrarán en situación de pobreza y dieciséis millones en pobreza extrema.

Si bien el apoyo económico, caracterizado en el informe como «transferencias monetarias», es una de las medidas que han asumido los países de la región, para la Cepal es fundamental que este se mantenga en un período de tiempo de un mínimo de tres meses y que considere abarcar no solamente a los sectores más vulnerables sino a aquellos con riesgos de caer en vulnerabilidades que son los estratos de ingresos bajos no pobres y los medios bajos, «a fin de satisfacer necesidades básicas y sostener el consumo de los hogares, lo que será crucial para lograr una reactivación sólida y relativamente rápida», argumenta.

El documento también expone que desde marzo, los países de la región vienen adoptando otras medidas (hasta abril 129) aparte de las transferencias monetarias, en apoyo a las poblaciones en situación de pobreza y vulnerabilidad, clasificadas en: transferencias en especie, suministro de servicios básicos, protección social para trabajadores formales, otros apoyos directos a personas y familias como alivios tributarios, facilidad de pago de créditos e hipotecas, control de precios. De todos, las transferencias monetarias y de alimentos han beneficiado al 58% de la población regional.

Otro de los temas planteados en el documento es el relacionados con las poblaciones más afectadas por los impactos socioeconómicos del COVID-19: mujeres, estratos de ingresos bajos y medios-bajos, trabajadores informales, trabajadoras domésticas remuneradas, niños, niñas y adolescentes, jóvenes, personas mayores, población rural, pueblos indígenas, afrodescendientes, personas con discapacidad, migrantes y personas en situación de calle.

Para la Cepal la crisis ha puesto en evidencia las «limitaciones estructurales del modelo económico vigente, las fallas e insuficiencias de los sistemas de protección social y de los regímenes de bienestar», y considera que el gran desafío es fortalecer el Estado de bienestar, implementando políticas públicas universales y con enfoque de derechos que permitan la inclusión, repensando el modelo actual y considerando los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Scroll to top

Contáctanos

Envíanos tus consultas o comentarios

Estamos en:

Victorino Lastarria 90
Santiago de Chile

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter