“Hay que hacer un pacto real para poder generar esa oportunidad del perdón”

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Desde Gorbea, en la provincia de Cautín, en plena región de La Araucanía, la ceramista mapuche y directora de Base Pública, Yessica Huenteman, entrega su visión del conflicto que hace dos semanas mantiene en vilo al país.

Dice que en un principio, cuando comenzaron los enfrentamientos por el desalojo de los municipios y los ataques de civiles, sintió mucha rabia y pena. Pero que más que nada, esa reacción la dejó perpleja.

“¿Qué fue lo pasó entre esas marchas por las calles por un Chile distinto, por que las dignidades sociales se cumplan, con la bandera del pueblo mapuche por todos lados? Para mí fue todo muy rápido, ver de un rato para otro a muchas personas saltando con consignas racistas. Al principio fue súper chocante”.

-¿Crees que existía un racismo medio encubierto desde la sociedad chilena del que no nos habíamos hecho cargo?

Hay que entender porqué esto sucede acá. Yo creo que este es un problema eminentemente político, que acarrea mucho de historia, historia que la gente no conoce todavía, y eso ha traído serias repercusiones en el ámbito social.

El Estado no se ha hecho cargo desde ya hace un rato. Chile, por ejemplo, elaboró un informe, levantó una comisión de Verdad y Nuevo Trato entre el año 2001 y 2003 y sacó un informe alentador y súper esperanzador el año 2006 con la presidenta Bachelet y no pasó nada. El año 2008 Chile ratifica el Convenio 169, entra en vigencia el año 2009, estamos a 11 años de vigencia de ese convenio en Chile y sucede que el Estado todavía a mí me parece que está siempre improvisando sobre cómo aplicar ese convenio en las distintas instituciones. Es el motivo por el cual los presos políticos mapuche y el machi Celestino Córdova han hecho incansables llamados al ministro de Justicia. Y lo que se pide no son privilegios, son formas distintas de tratar las causas y no se ha hecho.

Para Yessica lo que ha ocurrido y las manifestaciones de racismo en contra del pueblo mapuche son consecuencia de la forma en que el Estado ha tratado el conflicto mapuche. “Hay un abismo de diferencia entre el concepto de políticas de reparación y beneficios. El Estado chileno otorga lo que se ha denominado beneficios y no medidas de reparación para los pueblos originarios. Y siento que el Estado ha hecho una campaña comunicacional que ha jugado con la percepción de los ciudadanos y ciudadanas de este país, respecto del trasfondo real que hay detrás de esos mal llamados beneficios. Siento que eso ha poco a poco alimentado un malestar y porqué no decirlo, una odiosidad y un racismo solapado, que creo que ni siquiera los propios mapuche lo habíamos vislumbrado hasta ahora».

-¿Consideras que hay mucho desconocimiento de la historia del pueblo mapuche?

El Estado no ha sabido educar. Y por otro lado en esta misma región tenemos un sector que son los descendientes de colonos, las multigremiales que llegaron a este territorio avalados por el Estado chileno para que colonizaran tierras, todas mapuche. Es súper legítima la migración, yo estoy a favor del derecho a la migración, pero estas personas siento yo que ven Chile desde el momento en que llegaron los colonos y colonas, y lo que haya sucedido hacia atrás, no es su problema. No sé si hay una cuota de desinformación en esa actitud, de soberbia o de comodidad.

¿Una Nueva Constitución puede ser una oportunidad para solucionar este conflicto?

Siento que es una oportunidad tremenda que tiene el país, que tenemos los pueblos originarios para finalmente poder ser reconocidos desde la carta magna de este país. Pero en paralelo, creo que hay que trabajar muchísimo por hacer un cambio cultural. Aunque siento, y mira qué paradójico lo que te voy a decir, que la sociedad chilena está más preparada para dialogar con los pueblos originarios que el propio Estado chileno.

-¿Cual es el valor de la cultura para tender puentes entre el pueblo mapuche y el Estado y la sociedad chilena?

Es primordial. El pueblo mapuche en particular, nosotros, tenemos la cultura de parlamentar en el ADN, antes de que Chile se constituyera como república. Así es que sí, la cultura es indudablemente un puente muy importante para poder dialogar.

-¿Crees que hay un choque cultural en la mirada del desarrollo desde el mundo mapuche y el mundo occidental?

Dependiendo de las realidades territoriales hay una percepción distinta de la otra cultura. En algunas puede ser efectivamente un poco más chocante, pero en otra se pueden encontrar matices y formas de diálogo y encuentros. Pero también, en este tema del desarrollo, tenemos que ser súper sinceros y honestos y capaces de entender que este proyecto que venía impuesto desde una visión occidental aquí en la región no ha dado resultados. No hemos sacado a esta región de los índices de pobreza.

De verdad creo que aquí hay que hacer una especie de tregua, un pacto real para poder generar esa oportunidad del perdón, generar acciones concretas para la reparación de los daños y que nos lleve todo esto a una reconciliación genuina en una nueva realidad que esperemos sea un Chile plurinacional.

 

Scroll to top

Contáctanos

Envíanos tus consultas o comentarios

Estamos en:

Victorino Lastarria 90
Santiago de Chile

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter