Hoy las organizaciones sociales requieren medidas urgentes del gobierno

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

La pandemia que hoy aqueja al mundo ha traído consecuencias graves en los engranajes sociales. Todo ello con un impacto directo y dramático en nuestra vida. Las Organizaciones de la Sociedad Civil no están exentas de esta situación, y si bien su financiamiento siembre ha sido uno de sus grandes temas, hoy más que nunca requiere de atención por parte de las autoridades

Un estudio de Sociedad en Acción, indica que hoy en Chile existen 234.500 organizaciones que generan 310.000 empleos remunerados, lo que corresponde al 3,6% de la población económicamente activa, trabajando para garantizar la dignidad de los ciudadanos que viven en contextos vulnerables. No es casual entonces que tengan una alta valoración por parte del ciudadano, (70%), lo que las ubica por encima de las instituciones tradicionales.

Ese trabajo en terreno, de la mano con las personas, les ha permitido aportar significativamente a la sociedad, porque les da la capacidad de anticiparse al Estado y complementar sus acciones para la solución y visibilización de temáticas de interés público; enfocar sus proyectos a grupos de mayor vulnerabilidad; desarrollar  “acciones innovadoras, pertinentes y fácilmente adaptables; movilizar recursos de diversas fuentes para destinarlos hacia el bien común; aportar con esfuerzos para generar cambios a nivel cultural y de políticas públicas, explica el estudio antes mencionado.

 

 

Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, número 17, hace énfasis en la importancia de la articulación de la tríada Estado, sector privado y organizaciones de la sociedad civil para avanzar en la construcción de sociedades más humanas.

Al momento de aportar soluciones a las problemáticas existentes, la colaboración triangular: es clave para llevar a cabo los cambios en política pública necesarios para la sociedad.  

En este sentido, Ignacio Irarrázaval, Director del Centro de Políticas Públicas de la Universidad Católica, explica que ““…el país no se hace sólo y la sociedad civil, que somos todos, también es muy importante y a veces los países en sus historias se olvidan de estos sectores”, y agrega, “La Sociedad Civil por estar en terreno por ser más flexible y estar más diversificada, se le permite conocer más la realidad del terreno, el Estado tiene restricciones, tiene complejidades que no puede superar por sus trabas administrativas”, asegura. 

 

 

La reflexión sobre qué pasaría si las OSC nos lleva a pensar lo peor: no solo para el interior de las organizaciones y sus miles de trabajadores  sino también para sus beneficiarios. ¿Cuál es el alcance concreto si no se toman las medidas de apoyo a las OSC? Hans Rosenkranz, Director Comunidad de Organizaciones Solidarias, habla sobre estas consecuencias. 

 

 

Profundizando en el rol con la ciudadanía que cumplen estas organizaciones es posible evidenciar la valoración que existe por parte de la comunidad hacia la sociedad civil, la cual cuenta con mejor valoración y validación frente a la opinión pública con un 70%, Proyecto Sociedad en Acción, Centro de Políticas Públicas UC, 2018.  

En cuanto al ránking evaluación de confianza de instituciones tras el estallido social de la Encuesta Termómetro Social, Centro de Investigación Núcleo Milenio en Desarrollo Social (Desoc), 2019, podemos ver que la sociedad civil es la segunda mejor con 7,2 puntos de un total de 10. 

 

 

El llamado que se hace al gobierno para que tome las medidas de apoyo necesarias en este contexto de crisis es imperativo y porque el rol de las OSC es determinante para la calidad de vida de familias y comunidades que se ven afectadas con esta pandemia. 

Así lo considera Paula Streeter, Coordinadora Sociedad en Acción del Centro de Políticas Públicas UC.

 

 

Si hacemos un viaje histórico a través de la participación ciudadana y los movimientos sociales, nos encontramos con ciudadanos que cambiaron los paradigmas de sus sociedades e incidieron en las políticas públicas, para lograr un condiciones más equitativas, promoviendo derechos colectivos. 

Los movimientos obreros a inicios del siglo XX lograron reivindicaciones de derechos como las mejoras a las viviendas del sector de los trabajadores más precarizados o la Ley de Accidentes del Trabajo. Más adelante el movimiento sufragista logró el voto para las mujeres en 1949, y así, conquistas trascendentales para la dignidad.

Hoy, los problemas que nos presenta la agenda pública están lejos de acabarse: En Chile 70% de los trabajadores gana menos de 550 mil pesos (Fundación Sol, 2019), 1 de cada 4 niños viven pobreza según la encuesta (CASEN, 2016) y existe un déficit habitacional de más de 500.000 familias (CChC, 2017), entre muchos otros indicadores de vulnerabilidad social. 

En tiempos de pandemia, el trabajo en primera línea que mantienen las OSC en torno a estas temáticas se ve amenazado y cuando esto ocurre, es importante el rol que cumplen los otros actores de la triple colaboración, para superar las crisis que la historia le presente al país. 

Scroll to top

Contáctanos

Envíanos tus consultas o comentarios

Estamos en:

Victorino Lastarria 90
Santiago de Chile

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter