La esclavitud moderna está lejos de erradicarse

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

La trata de personas es una de las principales prácticas delictivas que atenta contra los derechos humanos. Y lo preocupante es que los números continúan en aumento debido a la inestabilidad política, los conflictos armados, las crisis migratorias y las malas condiciones económicas de muchos países.

Según las Estimaciones Globales de la Esclavitud Moderna de 2017, elaborado por la Organización Internacional del Trabajo y Walk Free Foundation, la trata es una realidad que ha afectado a más de 80 millones de personas en el mundo y que tiene como principales perjudicadas a las mujeres que representan al 72% de las víctimas. De ese total, 49% son adultas y 23% son niñas, de acuerdo a la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

El matrimonio forzado, la venta de niños y niñas, la servidumbre, la extracción de órganos y mayormente la explotación sexual y el trabajo forzado son las formas más comunes de la llamada esclavitud moderna. 

Un delito que también se ha visto agravado por la pandemia del COVID-19. Así lo ha evidenciado Naciones Unidas que presentó un informe donde señala que las restricciones de los viajes no están deteniendo el tráfico de migrantes y la trata de personas, sumado a que las víctimas no pueden regresar a sus países por los cierres de fronteras. Además, muchos países están enfrentando retrasos en los procedimientos legales y una reducción en el apoyo y la protección de las víctimas por parte de los servicios sociales.

Chile no escapa a esta realidad

En dos años las víctimas de trata de personas en Chile aumentaron en un 1.300%, pasando de 27 en 2017 a 376 víctimas identificadas en 2019, de acuerdo a la Brigada Investigadora de Trata de Personas de la PDI.

Siguiendo el patrón mundial, en Chile la mayoría de las personas afectadas por la trata de personas son extranjeros y mujeres y los ilícitos que más se han registrado son la explotación sexual y laboral. En cuanto a los detenidos por estos delitos, la cantidad pasó de 11 a 32 en dos años.

Debido a esta realidad que afecta a todos los países del mundo, es que la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 30 de julio como el Día Mundial contra la Trata de Personas. Un día que busca generar conciencia sobre la situación de las víctimas, entregar recomendaciones para la acción política y judicial, y promover la identificación y protección de las víctimas y la investigación de los delitos.

En la siguiente Cápsula BP puedes conocer más de este tema junto a Carolina Rudnick, presidenta de la Fundación Libera.

Archivado en:
Scroll to top

Contáctanos

Envíanos tus consultas o comentarios

Estamos en:

Victorino Lastarria 90
Santiago de Chile

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter