La Historia más Triste que me ha Tocado Reportear

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Estaba reporteando un tema cerca en Santa Cruz y pasé al punto Copec que paso siempre a comprar cigarros. Poco antes de abrir la puerta del local, sale un hombre de alrededor de 40 años vestido con una camisa azul, que rápidamente se dirige a una camioneta Suzuki para retirarse del lugar.

Por la ventana, visualicé a Cedul, un vendedor haitiano que trabaja en el local, con algo en la cara. Ya de tanto pasar a comprar cigarros, siempre lo saludaba.  Lo primero que pensé, era que estaba de cumpleaños y le habían hecho un “tortazo”, pero al entrar su rostro no era de cumpleaños: estaba llorando, con su cara llena de mayonesa y kétchup, mientras era consolado por sus compañeros de trabajo.

Sentí una pena enorme al escuchar de su boca lo que había pasado: el hombre que había visto salir apurado del local, lo había agredido. Cuando Cedul le entrega el completo el señor le dice que no tenía palta, el vendedor revisa y le dice que sí la tiene. Entonces el cliente, enojado, le tiró, literalmente, el completo por la cabeza. 

Me invadió una mezcla de rabia, tristeza y angustia.  Había que dar a conocer esta situación. Saqué mi teléfono, lo grabé y le tomé unas fotos. Le pedí que me relatara lo que había sucedido y comenzó a decir que no entendía por qué lo trataron así, por qué le hacen esto. Por qué en Chile hay personas que creen tener autoridad frente a ellos, como si fueran superiores.

Eran las palabras de una persona triste y agotada de sufrir agresiones. Unos meses atrás mi esposa presenció a un hombre, que lo agredió verbalmente y le tiró las monedas de su compra al suelo para que las recogiera.

Sin duda en toda mi vida de comunicador social, esta es unas de las notas más tristes que me ha tocado reportear. No podía creer que alguien pudiera ser tan intolerante y reaccionara violentamente con una persona tan amable, que no le hace daño a nadie.

Si lo conocieran, sabrían que se caracteriza por ser muy amable y caballero. Lleva viviendo aproximadamente 3 años en Chile, con mucho esfuerzo trajo a su esposa y sus dos hijos a vivir a Santa Cruz. Está muy cómodo trabajando en ese local de Copec, a pesar de que debe hacer turnos de noche y la paga no es la mejor, pero él está muy feliz con eso. Siempre atiende bien y tiene una sonrisa en su rostro. En el local lo estiman mucho porque es buen trabajador y además tiene habilidades para hablar inglés y francés, lo que facilita la venta a personas extranjeras que en ocasiones llegan al lugar.

El dueño de Copec, además de aportar con las imágenes, se querelló, pero quisieron evitar que Cedul diera declaraciones, por eso él y los demás funcionarios tienen prohibido hablar con la prensa. Ayer incluso personas llamaron para hablar con él y ofrecerle trabajo, pero en la empresa no quieren que se vaya.

Hoy supe que el agresor está detenido, andaba sin permiso de circulación desde hace años y tenía varias multas. Carabineros aseguró que era mejor que quedara detenido ya que mucha gente en Santa Cruz lo buscaba para golpearlo.

Por mi parte, yo no esperaba que esto se convirtiera en una noticia nacional, yo sólo quise mostrar el incidente por la rabia y pena que a mí me causó, pero muchas personas reaccionaron y compartieron lo sucedido.

Creo que hay personas que tienen mucha conciencia con los inmigrantes, pero hay otras que creen que los chilenos somos los “bacanes” de América Latina, ya que hacen diferencias con los extranjeros, por los colores de piel, forma de hablar, entre otros motivos. No debemos olvidar que hay un millón de chilenos fuera del país y a nadie le gustaría ser tratado así. Me da miedo que en Chile la discriminación y violencia se normalice. Esa sería la peor noticia.

Fotografía Carlos López

 Este es el vendedor al que le tiraron el completo encima. 

Scroll to top

Contáctanos

Envíanos tus consultas o comentarios

Estamos en:

Victorino Lastarria 90
Santiago de Chile

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter