Las inmobiliarias sin fines de lucro impulsadas por el Consejo de Desarrollo Urbano

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Las inmobiliarias sin fines de lucro son parte de las doce medidas contenidas en Propuestas Para una Agenda Social Urbana elaboradas por el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU), y que “vienen a complementar y reforzar a los distintos actores que actualmente intervienen en las soluciones habitacionales, para abordar el déficit que tenemos”, introduce Sergio Baeriswyl, el actual presidente del consejo.

Este tipo de alternativa al sector privado y el público producirá mayor equidad e integración social porque permite disminuir los costos de viviendas sociales entre un “20% y 40%, en particular cuando se hacen en terrenos públicos, que es la propuesta que hemos hecho” explica  Baeriswyl en el marco  del déficit habitacional de 400 mil viviendas que tenemos hoy en Chile. Lo anterior va de la mano con las construcciones integradas, es decir, dentro de lo social, con una buena localización, y con las mejores condiciones habitacionales posibles.

 

 

Baeriswyl reconoció el buen desempeño histórico que han tenido las cooperativas y corporaciones sin fines de lucro asegura  pero considera que se puede mejorar su gestión, su competitividad, y así apalancar “en pos de reducir el déficit habitacional, con viviendas integradas que articulen y generen mayor comunidad”. Esta iniciativa de gestores inmobiliarios sin fines de renta es de completa coherencia con las ideas contenidas en la Ley de Integración Social.

Así,  este modelo de edificación propone  un nuevo tipo de viviendas sociales, integradas, dentro de la densificación equilibrada, es decir, en sectores bien localizados, con buen acceso al transporte, con buenos estándares de áreas verdes, con acceso a educación, a salud, y eventualmente al trabajo. ¿Los beneficiarios?, las familias que padecen  hoy por el déficit habitacional. “Se debe trasladar   a estas personas, familias, a lugares con oportunidades, desde el punto de vista de los servicios de la ciudad” recalca Sergio, y agrega que es necesario un proceso de acompañamiento de integración sociocultural de aproximadamente cinco años.

 

 

La propuesta del CNDU no pretende afectar los actuales planes de acceso a la vivienda, impulsados, por ejemplo, por el Minvu u otros organismos que están construyendo viviendas sociales, sino que aspira aumentar la capacidad que tiene el Estado, y que se traduzca en mayor oferta y rapidez en el acceso a la vivienda.

¿Es esta articulación entre lo público, lo privado, y el tercer sector una solución a los problemas habitacionales en Chile?, todo va a ir dependiendo, por un lado, de dónde se reinviertan los recursos que se puedan ahorrar gracias a estas inmobiliarias sin fines de lucro, y por otro se deben ir constatando los beneficios sobre la base de este modelo mucho más solidario, “donde el foco de los objetivos esté en la producción de mejores viviendas, más dignas, a lo mejor más grandes en tamaño”, concluye  Baeriswyl

Scroll to top

Contáctanos

Envíanos tus consultas o comentarios

Estamos en:

Victorino Lastarria 90
Santiago de Chile

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter