Los Inicios del Proyecto de Salud Mental

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Entre los cientos de proyectos de ley que hay para discutir en la Comisión de Salud del Senado, hay uno en específico que tiene la etiqueta de “suma urgencia” impuesta por el Gobierno de Michelle Bachelet días antes de terminar su mandato. Se trata del documento que regula los derechos y deberes de las personas diagnosticadas con problemas de Salud Mental. El proyecto actualmente está compuesto por la información de tres personas: La Diputada Marcela Hernando (PRSD), el ex Diputado Sergio Espejo (DC) y la ex Ministra de Salud, Carmen Castillo, quien accedió a una de las demandas de un padre que este verano estuvo en huelga de hambre para que esta ley incluyera la internación involuntaria de personas drogadictas. Desde la Cámara de Diputados, la Diputada Hernando cuenta cómo este proyecto nació de una cruzada personal y la importancia de concientizar sobre la salud mental de los chilenos.

 

¿Cómo nació la idea de hacer este proyecto de ley?

Tengo dos proyectos de ley respecto al tema. El primero es reformar el artículo 19 de la Constitución para declarar la salud mental como un derecho. El segundo se fusionó con otro que presentó el ex diputado Sergio Espejo y que es específicamente de garantizar derechos y deberes a las personas que sufran de alguna enfermedad relacionada a la salud mental.

La idea nace de mi experiencia como médico. En ese tiempo (principio de los 90), se estaba instalando la salud mental en atención primaria. Yo participé elaborando las normas y siempre he sido sensible respecto al tema, ya que es una de las principales patologías que uno ve en atención primaria y que se reflejan en otros síntomas, como el estrés. Además, fueron aumentando las tasas de suicidios, lo que para cualquier persona que esté en contacto con la ciudadanía, da cuenta que esta es una de las principales consecuencias del sector salud mental. La falta de especialistas y lo caro de atenderse en forma privada son algunos de los factores que inciden en el pocos tratamientos que hay para estas personas. 

 

“Siempre he sido sensible respecto al tema salud mental, ya que es una de las principales patologías que uno ve en atención primaria”.

 

¿Considera usted la drogadicción como una enfermedad mental?

Sí.

 

¿Y porqué en su proyecto de ley no está considerado la drogadicción como un problema de salud mental?

Es que dentro de las enfermedades AUGE las adicciones están consideradas, pero solo en la división de jóvenes y con muchas restricciones en términos de financiamiento. Muchas veces la drogadicción es un síntoma de una enfermedad psiquiátrica que sí es tratada en el sistema público.

 

Su proyecto de ley se encuentra en discusión en la Comisión de Salud del Senado. ¿Qué opina del artículo que incluyó el Gobierno anterior de incluir la drogadicción como un problema de salud mental y por lo tanto poder internar involuntariamente a un paciente?

Una vez que uno envía el proyecto a la otra Cámara, tiene que esperar a que vuelva  para saber los cambios que se hicieron. Sé que el tema de la internación involuntaria lo han puesto asociaciones de padres por la dificultad que tienen las personas adictas de internarse voluntariamente. Pero respecto a este tema también se requiere la opinión de otros profesionales y ver qué opinan sobre este tipo de internación.

Scroll to top

Contáctanos

Envíanos tus consultas o comentarios

Estamos en:

Victorino Lastarria 90
Santiago de Chile

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter