Mujeres Allegadas: Una Lucha Matriarcal

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Las dos son allegadas y llevan más de seis años liderando comités para la construcción de la casa propia. En la siguiente entrevista Joselyn Baeza (Comité de Allegados Newen de Ñuñoa) y Daniela Sáez (Movimiento de Pobladores en Lucha de Peñalolén) explican la importancia de la organización vecinal para lograr quedarse en su comuna de origen.

Nueve son las personas con las que vive actualmente Joselyn Baeza. Ella junto a sus tres hijos, su hermana, sus dos sobrinos y sus padres habitan la casa de su abuela materna en Ñuñoa, quien murió hace unos años dejando la propiedad a sus nueve hijos. Joselyn sabe que pronto empezarán los problemas con el reparto de la vivienda.

Daniela Sáez también vive de allegada junto a sus dos hijas en la casa de sus padres en la comuna de Peñalolén. Uno de los grandes sueños de Daniela es tener su casa propia, sin alejarse demasiado de su familia, por eso decidió integrarse y liderar el Movimiento de Pobladores en Lucha (MPL) N°3, quienes por más de seis largos años han luchado por un terreno en la calle Quebrada de Vítor en Peñalolén. Las constantes negociaciones con las autoridades de turno y un par de tomas de terreno para agilizar las construcciones, hicieron que en noviembre del año pasado comenzara la edificación de los 32 departamentos para las familias del MPL, lo que quedarían listos en enero del 2019.

Por su parte Joselyn, decidió formar el Comité de Vivienda Newen el 2011 con el mismo propósito de Daniela: seguir viviendo en su comuna de origen. Aunque su grupo ha tenido conversaciones con la alcaldía y autoridades del Minvu para concretar las viviendas sociales en el terreno municipal de San Eugenio, Joselyn sabe que el proceso será largo y que las 76 familias que conforman el comité, deben seguir luchando unidas para conseguir su propósito.

En la siguiente entrevista estas dos mujeres nos cuentan las dificultades que han tenido que sobrellevar para lograr sus objetivos, la importancia de la casa propia y la articulación de los vecinos para cambiar la realidad en la que viven.

 

¿Qué significa para ustedes tener la casa propia?

Daniela Sáez: Para nosotros la casa significa dignidad y sobre todo vivir bien. En el MPL decimos que nuestra lucha es más grande que la casa, estamos claros que la vivienda es una necesidad de primer orden para cualquier familia, ya que nos provee seguridad, tranquilidad y mejora la calidad de vida, como dije nos permite vivir bien. Además, no somos beneficiarios de la política neoliberal de vivienda, sino que somos productores sociales del hábitat, esto significa que a través de la organización y la planificación, gestionamos nuestras propias viviendas, los barrios y el entorno. 

Joselyn Baeza: Es un derecho importantísimo, ya que una vivienda es el núcleo donde se compone una familia. También es una herencia que le podemos dejar a nuestros hijos para que ellos formen sus propias familias y no pasen por lo mismo que nosotros.

 

¿Qué tan importante ha sido la articulación de los vecinos para lograr sus objetivos?

DS: Ha sido fundamental, gracias a la lucha que hemos dado con la Fenapo (Federación Nacional de Pobladores) en el Serviu y Minvu logramos concretar otros proyectos de vivienda social. Además, contamos con una EaGIS (Entidad de Autogestión Inmobiliaria), con la que armamos junto a las asambleas el proyecto y la habilitación de las familias. La EaGIS está compuesta por trabajadoras sociales, con colaboración de compañeros arquitectos e ingenieros.  

JB: Muy importante. Los vecinos acá están muy comprometidos, ya que tienen arraigado el concepto de vivienda de calidad y eso nos hace seguir en la lucha con grandes sacrificios, como depositar mes a mes parte de su sueldo para el subsidio habitacional cuando estas familias tienen otros gastos más urgentes en salud o alimentación.

 

¿Cuál es la labor que debiese tener el Estado para asegurar el derecho a la vivienda?

DS: Debe garantizar los derechos humanos en todo orden, la vivienda es uno de ellos. Necesitamos avanzar hacia un Estado que garantice el desarrollo comunitario y la autonomía de los territorios. Hay que hacer cambios profundos en la génesis del Estado de Chile. Nuestra propuesta de Ley habitacional, se basa en la igualdad de derechos y la política de desarrollo comunitario, rompe con la lógica del mercado que especula y mercantiliza el suelo.

JB: El Estado debe garantizar el derecho a la vivienda, al igual como lo hace con la educación y salud. El tener una vivienda sólida, con todos los servicios básicos funcionando, hace que nuestros hijos vivan en un lugar más digno y sin vulnerar sus derechos.

 

Generalmente estos procesos son largos y agotadores, ¿cómo lo hacen ustedes para no perder las esperanzas en su lucha?

DS: Nos hemos mantenido unidos eso es lo principal. Creemos en la construcción sin ladrillos. En nuestras asambleas no se habla solo de vivienda, también de educación, salud y derechos de las mujeres, entre otros. Por ejemplo la Asamblea Educativa que actualmente está desarrollando labores de mejoramiento de un Inmueble Recuperado con Autogestión, concesionado a la Corporación Educacional Poblar (otra Unidad Productiva del MPL).  En ese espacio pretendemos levantar una escuela comunitaria para término de estudios, exámenes libres, etc. Ya se han realizado talleres para niños y niñas, un preuniversitario, biblioteca, entre otros. Existe el Huerto Comunitario también en el sector de La Faena.

JB: Cuando decidimos conformar este comité, sabíamos que esto iba a ser una lucha de años.Yo trato de incentivarlos de que sigamos luchando, que vayamos a todas las reuniones y hagamos un esfuerzo ahorrando para el subsidio. Hay gente que se quedó en el camino, pero la mayoría seguimos presentes, perseverando para conseguir nuestra casa en Ñuñoa, no nos queremos ir de esta comuna porque hemos vivido toda la vida acá y con las personas del comité nos conocemos desde que éramos niños. Tendría de vecinos a las mismas personas con los que he convivido toda mi vida y eso es muy bueno.

 

Luego de que logren la construcción de sus viviendas, ¿han pensado seguir luchando por otras iniciativas?

DS: Sí. Como movimiento tenemos claro que el déficit habitacional atraviesa el territorio nacional, tiene características diversas dependiendo de la zona, en alto hospicio por ejemplo hay campamentos levantados por los sin casa con materiales de desechos, en medio de vertederos ilegales, sin agua potable ni alcantarillado. En este sentido la lucha que hemos dado junto a la Fenapo siempre ha sido por soluciones habitacionales para todas y todo los chilenos, para todas las familias sin casa.

JB: No se ha conversado, pero en las reuniones de comité hablamos de otros temas, como la educación de nuestros hijos o las AFP, que son problemas que nos mantendrán unidos luchando por muchos años más.

Scroll to top

Contáctanos

Envíanos tus consultas o comentarios

Estamos en:

Victorino Lastarria 90
Santiago de Chile

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter