No es que la gente quiera a las ciudades porque son bellas, las ciudades son bellas cuando la gente las quiere.