opinión

¿Por qué Deberías elegir Bolsas Compostables?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

En esta columna, Coscione analiza las alternativas a las bolsas de plástico, a raíz del proceso en el que se encuentra el país para eliminarlas del mercado.

Hace tiempo se esperaba la concreta entrada en vigor de la primera parte de la ley 21.100, más conocida como “Chao bolsas plásticas”. Los grandes establecimientos comerciales, como los supermercados y grandes almacenes, ya dejaron de entregar bolsas plásticas para el transporte de la mercadería desde el establecimiento hasta los hogares.
Sin embargo, aún quedan todas las demás bolsas que se usan dentro del establecimiento comercial, como las que usamos para envolver fruta, verduras, pan, embutidos, quesos, pollos u otros alimentos no empacados y todos los embalajes. Un gran desafío.

La ley, por tanto, es seguramente mejorable. Sin embargo, no hay duda sobre su objetivo de largo plazo: eliminar las bolsas plásticas del mercado chileno. A pesar de este objetivo, ya estamos viendo cómo el “mercado” empieza a ofrecer alternativas poco sostenibles: las bolsas TNT (tela no tejida) y PP (polipropileno) laminadas se pueden reusar muchas veces, es verdad. Sin embargo también son de plástico, y cuando se rompen, pueden ser hasta más contaminantes que las típicas bolsas de plástico a las cuales estábamos acostumbrados.

Cualquiera de nosotros puede ver en la fila del supermercado, cómo varios consumidores compran este tipo de bolsas, de baja calidad, las llenan demasiado y sistemáticamente las rompen. Uno puede preguntarse: ¿existen alternativas más sostenibles? Sí, las bolsas compostables de origen vegetal, por ejemplo almidón de maíz.

Estas bolsas se pueden reutilizar hasta que ya se rompan. En ese momento se pueden compostar junto con residuos orgánicos y tierra. Por esta razón marcan una gran diferencia respecto a las bolsas TNT o PP. Lo mismo pasa con las bolsas en yute o algodón orgánico. También son compostables, siempre que sus diseños o logos sean de tintas naturales.

Una de las mayores críticas a las bolsas compostables es que se rompen fácilmente. Sin embargo, las probé personalmente con casi 4 Kg de tomates. ¡Y resisten! Siempre hay que encontrar un buen equilibrio y tener cuidado con qué y cómo se llenan las bolsas. Por cierto, eso también era válido para las bolsas de plástico.

Finalmente, estudios científicos de la Unión Europea han demostrado que el almidón de maíz, en ambiente marino, se degrada en sólo nueve meses. Un tiempo muy breve respecto a las bolsas plásticas que pueden demorar siglos.

Repensar nuestro consumo, reducir, reusar y reciclar, son elementos fundamentales. Pero también es importante empezar a producir de manera distinta, dejando el plástico y usando materiales naturales, hacia una economía circular y más sostenible.

Otras opiniones

Se muestran todos los artículos
No hay más artículos
Scroll to top

Contáctanos

Envíanos tus consultas o comentarios

Estamos en:

Victorino Lastarria 90
Santiago de Chile

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter