Proyecto de Ley Facilitaría los Plebiscitos Comunales

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

“Habrá una herramienta muy eficaz para hacer sentir y hacer valer cuáles son las propuestas y miradas que tienen los ciudadanos de una comuna”, asegura el diputado y autor del proyecto que podría mejorar la participación ciudadana, Tomás Hirsch.

Es posible que en los próximos meses los vecinos de una comuna tengan más oportunidades de incidir, por ejemplo, en la modificación del plan regulador que los afecta. En un país donde esta decisión generalmente es tomada desde la autoridad municipal, la participación vecinal podría darse mediante un plebiscito comunal. Esta instancia está asegurada en la Ley Orgánica de las Municipalidades, pero están siendo debatidas en la Cámara de Diputados algunas modificaciones que facilitarían su aplicación.

Un plebiscito comunal es un método que está garantizado por la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades y está destinado a resolver algún asunto de competencia municipal mediante la consulta a los ciudadanos. Este puede ser convocado por el alcalde con acuerdo del Concejo Municipal, también por dos tercios de los concejales, por el mismo porcentaje en el Consejo Comunal de Organizaciones de la Sociedad Civil (Cosoc) o por el 10% de los vecinos que participaron en la última elección municipal. Además, esta herramienta se vuelve vinculante si vota más del 50% del padrón electoral en la comuna.

Sin embargo, las condiciones para lograr establecer un plebiscito podrían cambiar. A inicios de octubre pasado, el parlamentario Tomás Hirsch (PH), apoyado por otros diputados del Frente Amplio y la ex Nueva Mayoría, ingresó un proyecto de ley que modifica los plebiscitos municipales y su carácter vinculante en dos artículos de la Ley Orgánica de Municipalidades. En primer lugar, busca disminuir la cantidad de ciudadanos necesarios –que votaron en la última elección municipal– para ingresar un plebiscito comunal, de 10% a 5%. para su validación, También agrega la posibilidad de una firma electrónica avanzada y de que sea suscrita en la secretaría municipal.

Otro de los objetivos de la propuesta es rebajar el quórum necesario para que los resultados de los plebiscitos comunales sean vinculantes, actualmente esto requiere que haya votado el 50% de los habilitados para sufragar de la comuna. “Eso en la práctica es totalmente imposible, ni siquiera en las elecciones presidenciales vota esa cantidad de gente. El proyecto de ley propone que se exija que vote el 50% de los que sufragaron en la última elección municipal, ese es un número mucho más realista y posible de cumplir”, afirma el diputado humanista.

“Cambiar el quórum de los votantes para los plebiscitos me parece necesario, para que este de verdad logre ser vinculante y se use”, señala la concejala de La Reina, Sara Campos Sallato (DC). “Creo que es interesante que exista la herramienta, porque hay situaciones en que debieran usarse de todas maneras. Las decisiones deben ser tomadas por plebiscitos vinculantes y no solo por las autoridades”, asegura.

Este mes el proyecto fue aprobado en general por la Comisión de Gobierno Interior, Nacionalidad, Ciudadanía y Regionalización, y hasta el pasado 27 de noviembre había plazo para ingresarle modificaciones. Hirsch explica que esta idea surge por la necesidad de que un plebiscito “no se puede efectivizar por los números que exige y de este modo desincentiva la participación ciudadana. El proyecto tiene como objetivo incentivarla y motivarla, así como el involucramiento de la ciudadanía en los temas relevantes de su comuna”.

¿DÓNDE APLICAR LOS PLEBISCITOS?

“El plebiscito es una herramienta para resolver temas estructurales, bien importantes”, opina la concejala demócrata cristiana. “En La Reina, por ejemplo, se está haciendo el Plan de Desarrollo Comunal, donde se hacen focus group y también participa el Cosoc, pero finalmente hay una parte que debiera ser online para que participe el ciudadano que no está organizado, que son muchos. También hay que recoger su voz”, puntualiza.

Son muchos los asuntos en los que la ciudadanía muestra interés para ser considerados en la toma de decisiones. Tomás Hirsh plantea algunos de ellos: “Lo relacionado al plano regulador es uno de los temas que más le preocupa a la gente. Otros son si se pueden hacer edificios, si puede haber industrias en el sector, si el municipio se dedicará a servicios sociales, si se pondrán parques y toda la organización territorial en la comuna son temas fundamentales”.

De forma similar piensa Doris González, dirigente del movimiento social Ukamau, quien cree que los plebiscitos podrían aplicarse “respecto de los planes reguladores que se están definiendo en las comunas y que están modificando el hábitat de nuestro territorio. Por ejemplo, en Estación Central, comuna en la que vivo, no existe plan regulador, pero tampoco ha habido formas concretas de participar”.

“Las plantas de faenas industriales, vertederos o rellenos sanitarios, un montón de situaciones que las comunidades no quieren en sus territorios, pero, ¿cómo abordarlos?” La dirigenta plantea esta interrogante ante la cual una posible solución podrían ser los plebiscitos comunales. El próximo 11 de diciembre, la Comisión de Gobierno Interior informará a la Cámara de Diputados sus conclusiones a partir del proyecto y se votará si aprueba o no la idea de legislar.

“Hay un problema”, asegura el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue (PC): “Existe una gran asimetría de recursos y hay municipalidades que no podemos financiarlos. Si el proyecto no implica asegurar financiamiento a las comunas que quieran hacer plebiscitos, me parece que no es la dirección correcta”. El alcalde además considera que muchas veces la gente no participa y para aquello hay una razón: “Llamar a hacerlo, sin tener información ni elementos para hacer un juicio sustentado, no es participación, es una comedia”.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

La concejala Sara Campos fue parte de la comisión que trabajó en la consulta ciudadana realizada hace unas semanas en las comunas de La Reina, Las Condes y Providencia, acerca de las modificaciones al Parque Padre Hurtado. De esta, Campos asegura sacar conclusiones positivas y varios aprendizajes: “Me parece que el tema de la ciudad a la gente le importa. Las personas quieren opinar y decidir lo que pasa en su entorno. La ciudad es un tema de todos. Por ejemplo, avanzar a presupuestos participativos. Que sean los habitantes de la comuna quienes definan qué inversiones hacer en sus territorios”.

Para la dirigenta de Ukamau, los plebiscitos deben ir acompañados de un trabajo de las autoridades con los dirigentes sociales y, desde estos últimos, con la comunidad para lograr su vinculación. González considera que “en Chile todavía hay una participación que es incipiente y que, más bien, es un gesto simbólico que se hace desde el Estado, porque existen muchas políticas de participación ciudadana pero que igual terminan siendo direccionadas desde la institucionalidad”.

Para el alcalde recoletano, la raíz del problema está en que “la participación ciudadana nunca es suficiente en un país que no la contempla de forma temprana y vinculante, y que no tiene desde la Constitución elementos que la respalden”.

“Yo creo que cuando se ven los proyectos que ha levantado Recoleta, se nota claramente una alta sintonía y sensibilidad con los temas que la ciudadanía espera. Cuando uno tiene un diálogo permanente con la comunidad y les da espacio para la toma de decisiones permanentes y sistemáticas, esto se convierte en una cultura”, opina Daniel Jadue.

Por su parte, Tomás Hirsch cree que “hay poca cultura de participación ciudadana en Chile, pero es un tema que se construye. Puede demorar mucho tiempo, años, es un largo proceso, pero hay que ir construyéndolo y empezar por algo.  El proyecto que ingresamos, por ejemplo, creo que contribuye”, concluye el diputado.

Scroll to top

Contáctanos

Envíanos tus consultas o comentarios

Estamos en:

Victorino Lastarria 90
Santiago de Chile

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter