All posts in ciudad

Una alianza, mil acciones en tiempos de pandemia

Tiempos de crisis como la pandemia del COVID-19 requieren acciones en conjunto.

Más de 12 millones de personas en el mundo han sido diagnosticadas con COVID-19. Estamos viviendo una pandemia sin precedentes en el último siglo y que ha dejado en evidencia la fragilidad de un sistema que ya venía cuestionado desde el estallido social.

El impacto económico en todo el mundo derivará en la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial según el Fondo Monetario Internacional y las medidas económicas y sociales tomadas por las autoridades locales han sido insuficientes según la ciudadanía, que está enfrentado una crisis que ha dejado una tasa de desempleo del 11,2%, la más alta desde 2010 según el Instituto Nacional de Estadísticas.

Ante este escenario, las siete organizaciones de nuestra alianza editorial Ciudad y Territorio en conjunto con la misma ciudadanía han levantado iniciativas para ir en ayuda de las personas que están presentando más urgencias.

Un ejemplo ha sido la plataforma impulsada por la Fundación Urbanismo Social y el Laboratorio de Innovación Social UC, Locales Conectados, que trabaja para la reactivación de la economía local. Según Pilar Goycoolea, Directora ejecutiva de Urbanismo Social, esto se logrará «inyectando recursos al barrio y dejando la capacidad instalada en el comercio local para que se transformen en un actor relevante en el desarrollo estratégico de cada uno de los barrios».

Tiempos de crisis también necesitan alianzas y así lo ha hecho la Fundación Huella Local con la Asociación Chilena de Municipalidades. “Este convenio permite institucionalizar a la sociedad civil como un actor estratégico para el Estado y nos posiciona como una organización de apoyo a los gobiernos locales”, dice Gonzalo Vial, Director ejecutivo de Huella Local.

La Fundación Junto Al Barrio y la agencia de comunicaciones MGC desarrollaron la campaña #EnElBarrioLaHacemos para fortalecer a las organizaciones vecinales en las regiones de Valparaíso, Coquimbo y Metropolitana, ya que según cuenta la Directora ejecutiva de Junto Al Barrio, Natalia Brauchy, «son los dirigentes quienes más pueden dar una visión integral de sus territorios y también canalizar las necesidades y la entrega de asistencia».

La crisis sanitaria también movilizó a TECHO-Chile que junto a varias organizaciones de la sociedad civil lanzaron la campaña Chile Comparte que busca ayudar a distintos grupos. «Cada peso va a llegar de manera efectiva y eficiente a esa población más vulnerable, que son justamente los campamentos, los asentamientos informales y los barrios segregados» dice Sebastián Bowen, Director Ejecutivo de TECHO-Chile y Fundación Vivienda.

La Fundación Superación de la Pobreza – Servicio País ha trabajado de la mano de los y las profesionales que se encuentran en terreno en distintas localidades del país. De acuerdo a María Paz Rengifo, coordinadora nacional de formación y voluntariado de la Fundación “este Plan de Emergencia se ha iniciado de manera muy espontánea y hemos generado diversas iniciativas que apoyamos como un vecino más”.

La iniciativa Canasta Local, un espacio que fomenta el comercio de los barrios, cautivó a la Fundación Mi Parque que le entregó su apoyo para trabajar en comunidad. Además, han potenciado la conexión digital con los territorios. «Hemos ocupado plataformas virtuales para poder trabajar en diseño participativo y conformar comunidades donde los vecinos empiezan a generar redes», explica Matías Honour, Director de proyectos de Mi Parque.

Sodimac también ha impulsado un sinfín de iniciativas. Ha brindado asesorías a pymes, entregado materiales a distintos hospitales y está apoyando a diversas campañas, entre ellas Chile Comparte liderada por TECHO-Chile y Fundación Vivienda. Además, por primera vez realizará la Gran Feria de Capacitación de manera 100% digital destinada a maestros y maestras de la construcción. Sobre estas acciones, Juan Carlos Corvalán, gerente de asuntos legales y sostenibilidad de Sodimac, destaca: “nuestra experiencia nos demuestra que todo se potencia si es que trabajamos con otras empresas, con la sociedad civil y otras organizaciones sociales que trabajan en los barrios, en las comunidades directamente y que conocen mucho mejor que nosotros incluso la realidad de las personas más vulnerables”. 

Te invitamos a ver la siguiente Cápsula BP para conocer más sobre las iniciativas que los integrantes de nuestra alianza Ciudad y Territorio han desarrollado durante la pandemia del COVID-19.

Ruth Lizana, dirigenta vecinal: «las villas se convierten en tierra de nadie»

Más allá de ser un problema comunicacional, lo expuesto por Lizana, revela una dinámica de barrios tomados por el narcotráfico, escaso control policial, y llamados a servicios de urgencia sin respuesta.

Su hija, falleció en esa dinámica en la Villa Cordillera 2 de San Bernardo, tras varios intentos fallidos de llamar tanto a Carabineros y al servicio de salud público. El descenso de Cantillana se produjo en una zona roja, en tierra de nadie.

Discutiendo sobre la reforma a la Ley General de Telecomunicaciones que sanciona pitanzas a teléfonos de emergencia, Lizana se pregunta: «¿Quién sanciona a los Carabineros cuando no acuden al lugar que les corresponde, quién vigila que ellos hagan su pega bien».

Por otra parte, Pablo Flores, Director del Centro de Investigación Social de TECHO-Chile, propone que haya también un sistema de gestión de esos llamados telefónicos. Lo anterior, debido a la excusa de la fuerza policial al no acudir al lugar de los hechos.

Revisa nuestra nueva Cápsula BP sobre la seguridad en los barrios que están en las denominadas zonas rojas.

«En Tarapacá hay una Crisis de Identidad»

En 2011, Bernardo Dinamarca participó del movimiento ciudadano que buscaba rescatar la hoy destruida Escuela Santa María de Iquique. “Ese edificio fue construido hace más de 80 años y valía la pena mantenerlo”, señala.

 ¿Cuál es la particularidad del patrimonio de la región?

Nosotros tenemos cinco pisos ecológicos que parten desde el Altiplano, a 5 mil metros de altura. Sólo en dos partes del mundo hay viviendas a esa altura: en el Himalaya y acá en el norte. Entonces, la diferencia de estos cinco pisos ecológicos hace que se produzcan muy diferentes expresiones culturales. El crecimiento de la ciudad, el tema de la pesca y del salitre son realidades culturales, sociales y económicas que caracterizan a una región de gran complejidad y gran variedad, además de todo el tema geográfico, lo que genera una gran cantidad de expresiones y de climas.

¿Cuál es la situación del patrimonio en la región de Tarapacá?

Como Universidad vemos un estado de alta fragilización y abandono del patrimonio en Tarapacá, a pesar de que distintas instituciones y autoridades de gobierno han puesto esfuerzos en recuperación. El problema es que la mayoría de esos esfuerzos son producto de la contingencia: se producen en el momento en que se necesita la urgencia. Falta una visión más integral donde el patrimonio sea visualizado, sea registrado. En Tarapacá hay una crisis de identidad producto de esto, por este Alzheimer patrimonial, en el sentido de que se ha perdido mucha conciencia y la identidad no se cuida, no se valora y termina perdiéndose. Tenemos un gran entorno patrimonial que debiéramos ser capaces de valorar y conservar, para recuperar esta idea de la pérdida  de la memoria. El objetivo final sería recuperar todo esto para poder educar a las nuevas generaciones.

¿Cuál cree que es la percepción de la ciudadanía con su patrimonio?

Hay una fractura entre la ciudadanía y muchos de los significados y el valor que puede tener el patrimonio en términos de la pertenencia a una identidad. El sistema que ha transformado esta ciudad tan rápido, de urbanización y de desarrollo inmobiliario, ha hecho que se pierdan espacios de memoria. Hay mucha presión de grupos inmobiliarios que han intervenido los cascos históricos y que presionan a los dueños antiguos que finalmente terminan vendiendo. Iquique no tiene un Plan Regulador o un sistema que planifique la ciudad desde hace más de 30 años porque no se ha hecho, entonces no están incluidas las zonas históricas a pesar de que se reconocen. Muchas generaciones nuevas han perdido este sentido, lamentablemente, y tienen esa percepción de que el patrimonio es algo viejo, que está ahí, que a veces es un estorbo y un problema, que más vale a veces botar esas casas antiguas que tienen mucho daño. Esa percepción se transmite y finalmente termina poco valorado.

¿Cuáles han sido los grandes logros que usted ve a nivel regional respecto del patrimonio?

Que tengamos Santa Laura y Humberstone como declaratoria de Patrimonio de la Humanidad es un gran logro. También algunos procesos aislados de recuperación gracias al esfuerzo de las propias comunidades por restaurar sus iglesias . Esos dos aspectos, el tema del mundo del salitre expresado en esas dos salitreras y cómo algunas comunidades se han empoderado en las ciudades en las cuales residen y han sido capaces de defender algunas de sus añoranzas de vida de la salitrera han producido esto, que lo hace bastante notable; que exista este patrimonio resguardado por la ONU y que cada comunidad sea capaz de empoderarse de sus iglesias.