All posts in Cooperativismo

Pensar cooperativamente: la clave de la reactivación económica y el nuevo emprendimiento

En momentos como los que estamos enfrentando por la pandemia del COVID-19 y la crisis social, el modelo económico de nuestro país ha estado constantemente cuestionado. La ciudadanía pide cambios estructurales y en la discusión, surgen modelos económicos que tienen como pilares la asociatividad y la ayuda mutua.

Las cooperativas han tenido un desarrollo exitoso en algunas naciones como Alemania, donde el 30% del sistema bancario responde al modelo cooperativo. O Estados Unidos, donde en general el aporte al PIB es cercano al 25%. La situación es muy distinta en nuestro país, donde hay más de 1.300 cooperativas activas según datos de la División de Asociatividad del Ministerio de Economía, pero el aporte al PIB es menor al 1%. 

En la siguiente columna de opinión, Mauricio Rojas, Vicepresidente de Cooperativa Libercoop y dirigente nacional en algunas organizaciones gremiales cooperativas, comenta la importancia de pensar cooperativamente para la reactivación económica y las nuevas generaciones de emprendedores.

Cooperativismo y Comercio Justo

El cooperativismo está poniéndose de moda en Chile. Según los datos de 2017 de la División de Asociatividad y Economía Social del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, en el país hay 3.302 cooperativas registradas, con 2.906.976 socios. Aunque las cifras no nos dicen cuántas realmente aún siguen vigentes y activas, en los años 2016 y 2017 hubo un crecimiento importante en el número de nuevas constituciones. Se sumaron 69 en 2015, 182 en 2016 y 177 el año pasado. Sin embargo, según muchos conocedores del sector, estas cifras totales no reflejan la realidad del sector cooperativo nacional. De acuerdo a los datos que maneja la recién creada Asociación Nacional de Cooperativas de Chile, estaríamos hablando de más de 1.300 cooperativas activas a nivel nacional, que representarían a 1 millón 800 mil personas.

El movimiento cooperativo y el más reciente movimiento por un comercio justo y solidario comparten principios y valores fundamentales como el control democrático y la participación económica de sus miembros; el compromiso con la comunidad y la colaboración con otras cooperativas y articulaciones nacionales o internacionales; la autonomía e independencia de sus organizaciones.

Especialmente en América Latina y el Caribe, muchas de las organizaciones de pequeños productores del comercio justo son cooperativas y, varias de ellas, también participan del movimiento cooperativo mundial. A pesar de ello, los lazos entre los dos movimientos no son muy fuertes, y nunca se han materializado en una estrategia de cooperación conjunta.

La sensibilización de los consumidores para la creación de nichos de mercados cooperativos y de comercio justo, así como la conformación de cooperativas de servicios o de trabajo que le apuesten a la comercialización justa y responsable de productos provenientes del sector cooperativo, representan dos de los desafíos actuales a los cuales apostar para fortalecer la relación entre los dos movimientos. En Chile hay terreno fértil para avanzar en esta dirección.

 

El contenido de esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de quien la escribe y no representa necesariamente la postura de la fundación Base Pública.