All posts in derechos humanos

Vivir al día: La realidad de la migración en pandemia

En el contexto de la crisis actual, la población migrante (1.500.000 personas aprox.) que hace vida en Chile se ha visto afectada dada la situación del empleo, considerando además que solo el 20%  trabaja en empleos calificados, según un estudio de Clapes-UC y cifras INE.

La pandemia, sumada a la ya dificultad para obtener la visa chilena, el desempleo en aumento y la estigmatización, han hecho que migrantes se aglomeren fuera de sus respectivas embajadas con la esperanza  de volver a su país. Evidenciando a la vez la necesidad de legislar a fin de que esta población pueda tener más oportunidades y, en medio de la crisis, acceder a los beneficios sociales estatales disponibles en este período. Así lo asegura Daisy Margarit, académica del Instituto de Estudios Avanzados Usach e Investigadora Núcleo Milenio Movyt. «Las ciudadanías son ciudadanías globales y en ese sentido, los derechos de las personas no dependen de una nacionalidad”. 

En medio de la crisis sanitaria, el Gobierno solicita discusión inmediata al Proyecto de Ley de Extranjería y Migración, que busca hacer cambios en los requisitos de entrada y salida de nuestro país, y ante esta decisión, organizaciones de la sociedad civil como el Servicio Jesuita a Migrantes se han manifestado al respecto, argumentando que el foco de esta política debe estar en la flexibilización de los procesos de regularización migratoria, y hace el llamado a generar este tipo de instancias asegurando un diálogo transversal para poder llegar a acuerdos con base en un diálogo intersectorial. 

Conoce más sobre la situación de la población migrante en esta nueva Cápsula BP. 

¿Para abrir esta muralla estarán todas las manos?

Los pilares del patriarcado, se construyeron en  base a la “precariedad” del cuerpo femenino respecto al masculino. Y fue la negación de nuestras capacidades la que hizo al patriarcado infantilizarnos por considerarnos inferiores, débiles e incapaces. Aún está fresco el recuerdo de aquella norma del Código Civil chileno por cuyo mandato, las mujeres que contraían matrimonio bajo el régimen de sociedad conyugal se transformaban in actum en mujeres relativamente incapaces, debiendo someterse desde ese mismo momento al marido, jefe de dicha sociedad por mandato de la ley. Si bien la incapacidad relativa de la mujer casada bajo el régimen de sociedad conyugal es historia desde la última década del siglo recién pasado, en la actualidad, el marido sigue siendo jefe indiscutido de la sociedad conyugal por mandato de la ley. Título que además de anacrónico, resulta absurdo en estos tiempos en que existe una alerta machista temiendo que todo el territorio se vuelva feminista.

Si las mujeres con discapacidad somos por esencia mujeres, igual que las demás mujeres ¿por qué entonces en medio de esta revolución verde violeta se nos pretende mantener relegadas a una incapacidad forzada que nos hace invisibles o que en el mejor de los casos, nos infantiliza por considerarnos débiles e inferiores respecto a las demás mujeres y hombres?

Sumergirse en estas profundidades, implica intentar por lo menos cuestionarse el hecho irrefutable que si la convención internacional que consagra los derechos de las personas con discapacidad, fue el resultado de un largo trabajo realizado por nosotras, las personas con discapacidad durante años y por lo tanto es sin duda alguna una conquista social que nos pertenece ¿Por qué entonces las voces autorizadas para hablar de nuestros derechos y demandas sociales son precisamente personas que no presentan ninguna discapacidad? y me refiero a personas en términos generales porque para los hombres existe una suerte de impedimento tácito a la hora de pretender dictar cátedras de feminismo sin embargo, cuando se trata de mujeres con discapacidad, la cátedra puede ser dictada por cualquiera, sea hombre o mujer.

No pretendo en modo alguno adentrarme en la buena o mala calidad de los discursos que sostienen esas vocerías que aunque exógenas a la causa, resultan mucho más creíbles que aquellas cuya expertiz en parte importante viene dada por el propio hecho de presentar una discapacidad y en mayor medida, por la experiencia recogida durante décadas de luchas incesantes por entrar a la ciudad amurallada de donde fuimos expulsadas por haber nacido con una discapacidad o por haberla adquirido en el trayecto de nuestras vidas. Mi pretensión es mucho más humilde. Consiste solo en demostrar, que el continuar considerando que las mujeres con discapacidad somos inferiores a las demás mujeres en razón de la “precariedad” de nuestros cuerpos respecto a los cuerpos de las otras mujeres, no es otra cosa que un resabio machista que debe ser erradicado a lo menos de las huestes feministas so pena de continuar incurriendo ellas en una seria contradicción y por consiguiente, en una manifiesta discriminación fundada en la discapacidad de las mujeres que no cumplimos con una sensorialidad, con un desarrollo intelectual o una corporalidad determinada por un estándar de normalidad que dicho sea de paso, fue también impuesto por el patriarcado.

*El contenido de esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de quien la escribe y no representa necesariamente la postura de la Fundación Base Pública.

Chile: un breve balance a la libertad de prensa

El  rol de los medios de comunicación es imprescindible debido a su responsabilidad de informar oportuna y verazmente sobre las distintas situaciones que afectan las dinámicas sociales. Esto a su vez tiene que ver con el resguardo del derecho a informar y estar informado, así como de la libertad de expresión que a su vez está ligada a la exigencia de garantía de los derechos fundamentales. Por eso, la forma en que un gobierno se relaciona con el oficio periodístico es una variable imprescindible a la hora de evaluar las democracias.

En medio de la crisis actual, y de cualquier crisis, la observación al trato que se le da a los trabajadores de la prensa por parte de los gobiernos se vuelve más cuidadosa aún. El Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) Edison Lanza, a través de un video en su cuenta de Twitter  “Esperamos que este virus no se transforme en un virus de censura de restricciones indebidas a los medios de comunicación y a los periodistas. En estas instancias los Estados deben garantizar el trabajo de la prensa sin restricciones y adoptar medidas específicas de protección ante el riesgo a la salud que también sufren los periodistas al cubrir esta situación de emergencia”.

¿Cómo está Chile?

El  1º de Mayo, varios periodistas fueron detenidos por Carabineros mientras cubrían las diferentes manifestaciones, incluido entre ellos el Presidente del Colegio de Periodistas de Valparaíso, Danilo Ahumada. Hasta los momentos, la institución no ha dado un número oficial.

“Mientras la señal de nueva normalidad implica en el país el retorno paulatino de apertura de centros comerciales, se percibe cada día más la aplicación de una estrategia para arremeter políticamente contra el trabajo de la prensa. Esto no es más que poner en riesgo la libertad de expresión y el derecho de la comunidad de acceder a la información”. Declaró en un comunicado el Colegio, que además tomó  acciones legales contra Carabineros para exigir el derecho a la libertad de prensa y para que se investiguen las detenciones arbitrarias ocurridas. 

La Secretaria General del Colegio de Periodistas, Rocío Alorda agregó que es importante que no se limite el actuar de la prensa, “sobre todo en contextos como movilización social o pandemia, porque es cuando más necesitamos que la prensa informe de manera veraz, investigue de manera pertinente y entregue la mayor cantidad de información y así evitar fakes news que abundan en redes sociales”.

El último informe del Colegio de Periodistas Chile sobre la situación de la libertad de prensa durante el estallido social, arrojó que 48 periodistas y comunicadores a lo largo de todo el país fueron víctimas de agresiones por parte de las Fuerzas Armadas y de Orden, de los cuales,  23 sufrieron lesiones por armamento disuasorio (lacrimógenas, balín o perdigones). 

Expertos en derechos de la infancia exigen anular acuerdo Sename-ANI

El Servicio Nacional de Menores firmó un acuerdo con la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), agencia cuya labor principal es hacer inteligencia política para el presidencia a través del Ministerio del Interior, haciéndose cargo de la seguridad en torno a atentados terroristas y asociaciones delictuales.

El acuerdo precisa tres objetivos los cuales son: facilitar a la ANI el acceso a la información que es relevante y pertinente para producir inteligencia y efectuar apreciaciones globales y sectoriales según las facultades que la ley ha otorgado; asistir al Sename en la adopción de normas y procedimientos de protección de sistemas de información crítica y por último, desarrollar una alianza estratégica de cooperación institucional con el objetivo de establecer vínculos para la ejecución de acciones afines al cumplimiento de los respectivos objetivos institucionales.

Dicha alianza fue duramente criticada por Patricia Muñoz, Defensora de la Niñez, quien el miércoles 21 de abril presentó un recurso de protección por considerar el acuerdo como «un acto de discriminación» y vulneración de los derechos de los niños, quienes hoy alcanzan un número de 118.881 bajo tutela estatal, según datos de la Defensoría de la Niñez, y que por razones de protección de derechos e infracciones judiciales necesitan la protección del Estado.

Organizaciones de la sociedad civil también se manifestaron en contra de esta resolución y relevaron la grave falta a la Convención de los derechos del Niño en diferentes niveles y la profunda estigmatización que produciría este tipo de arreglos, como lo fueron la Fundación World Vision y Fundación Pléyades.

Conoce más sobre esta medida en esta nueva Cápsula BP.

Situación de los adultos mayores: otra razón de la crisis

Como es sabido, la crisis sociopolítica que estalló en Chile hace poco más de un mes, tiene su asidero en un malestar generalizado que tiene que ver con la desigualdad en el acceso a derechos fundamentales que garantizan una vida digna. Esta crisis es transversal en tanto que abarca diferentes aspectos: salud, educación vivienda, pero también porque afecta a distintos grupos etarios, tal es el caso de los adultos mayores, cuyas voces alzadas exigen reivindicaciones que abarcan seguridad social, salud, movilidad, entre otras.

Base Pública, en su interés por mostrar los distintos diálogos que se vienen dando a lo largo del territorio nacional, estuvo presente en un cabildo ciudadano promovido por Geroactivismo, organización que promueve una visión empoderada del envejecimiento y vejez.

El objetivo del encuentro fue relevar las necesidades de los adultos mayores a propósito de la crisis. Mira la reseña a continuación.

Nuevo Pacto Social: compromiso con la democracia y los DDHH

Frente a la profunda crisis social que vive el país, las organizaciones de la sociedad civil, creemos firmemente que la propuesta realizada por la Asociación Chilena de Municipalidades representa una oportunidad para que sea la ciudadanía quien defina la necesidad de un nueva Constitución y el mecanismo para llevar este proceso adelante de manera vinculante, participativa, plural y transparente, que facilite la construcción de un país más justo e inclusivo.

Al mismo tiempo, reiteramos nuestra disposición como organizaciones de la sociedad civil, para dialogar con los tres poderes del Estado y todos los sectores, a fin de renovar los esfuerzos que permitan encontrar los caminos institucionales para salir de la crisis que nuestro país enfrenta hoy.

Hacemos un llamado a la generosidad de todos los actores de nuestra sociedad, principalmente de las fuerzas políticas, para resguardar la democracia y el pleno respeto a los Derechos Humanos.

Nuevo Pacto Social.

Museo, Derechos Humanos, ¿Infancia?

De un tiempo a esta parte, como país hemos estado inmersos en la tan manoseada palabra derechos humanos.

Hemos visto un escándalo desproporcionado respecto al comentario que espetó el ya ex ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Mauricio Rojas. Con esto no avalo en lo absoluto sus palabras, pero me deja la duda del real derecho de expresar libremente un sentir o pensamiento.  Vi mucha gente del mundo de la cultura y las artes vanagloriándose de este escándalo mediático, que incluso subieron a sus redes sociales la frase: “el ministro no renunció, nosotros lo sacamos”. Entonces me pregunto: ¿ellos creerán que gobiernan el país haciendo presión?

No hace mucho llegó el lapidario informe de la ONU que refleja la realidad de cientos de niños, niñas, y adolescentes (NNA) violentados en sus derechos humanos. Así es, tal cual, lo repito: violentados en sus derechos humanos.

Pero la noticia fue sólo mediática gracias precisamente a la prensa que ahondó en el informe del organismo internacional. Porque el mismo partido político que abrió vorazmente su boca para crucificar los dichos del ex ministro Rojas de hace dos años, guardó silencio hasta el día de hoy sobre el informe de la ONU.

Tampoco han esgrimido frase alguna referente a lo dicho por el ministro Hernán Larraín en Comisión de Familia (6 de agosto pasado), en donde señaló que “a mi parecer no hubo violaciones sistemáticas”, en alusión al informe que ratifica las violaciones a los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes.

Además, ante esta realidad, no he visto a Carmen Hertz reclamar por estas violaciones, ni a Juan Pablo Letelier, Karol Cariola o Camila Vallejo.

Entonces, ¿para quiénes son los derechos humanos realmente?

¿Será que esta élite política se cree dueña del concepto de que todo aquel ser humano que padezca vulneración y tortura, si no está alineado con su postura, no tiene derecho a un céntimo siquiera de dignidad humana?

Más aún, si estas aberraciones a estos derechos fundamentales que ellos dicen proteger han ocurrido en plena democracia, en la cual ellos mismos ocupan un escaño en el poder legislativo, y cuentan con las herramientas necesarias para alzar la voz por estos conceptos, ¿por qué no han hecho nada?

Me nace preguntarles, ¿cuál es el límite de edad necesaria en este país para ser considerado merecedor de protección acuciante?

De verdad no tuvieron un mísero de empatía por Mauricio Rojas, cuya familia también fue víctima de la época más negra del país. Sin embargo, al haber sido designado como ministro, fue acribillado con presiones innecesarias, que terminaron con el desenlace que ya todos conocemos. Pero no vi a los mismos que hicieron presión para sacar a Rojas en marchas por la infancia para defender los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes, que fueron abusados sexualmente, violados, asesinados, golpeados, y torturados.

¿Qué se necesita para que toda la sociedad civil tome conciencia de que los niños, niñas y adolescentes necesitan la misma vehemencia e intensidad en la defensa de sus derechos?

Hablan de libertad de expresión, hablan del respeto a los derechos humanos, hablan de infancia, pero sólo trabajan por los derechos de quienes sean simpatizantes con sus aficiones e intereses.

La realidad actual es que hay una ronda de niños fallecidos, pero aun así parecieran ser invisibles.Y sin embargo, cada año, cuando comienza la campaña de la Teletón se disfrazan de ternura, haciendo llamados a apoyar tan noble causa, pero se olvidan el resto del año de que existen informes que dicen que en Chile hay niños que continúan siendo vulnerados en sus derechos y que muchas veces fueron arrebatados de sus familias por ser pobres.

Hay niños que quedaron bajo el cuidado del Estado de Chile, y desde este ente garante fueron devueltos en estado inerte, algunos con marcas visibles que solo sus madres pudieron ver pero no reclamar.

¿Acaso eso no es tortura de derechos humanos?

Hago un llamado a esos defensores de derechos humanos a hacer historia de verdad, una que marque para bien la vida de un niño, niña y adolescente, y que esa marca sea de felicidad y derechos. Una historia que realmente muestre un país comprometido, que dicho compromiso sea de verdadera transversalidad para cada niño que pisa nuestro país, una unión indisoluble para la protección de la infancia. Espero que esto no sólo esté en mis ilusiones, las de ver un país donde un niño pueda crecer con valor y unos padres que puedan criar sin temor.

Un país que no respeta la infancia es un país que no progresa.

 

El contenido de esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de quien la escribe y no representa necesariamente la postura de la fundación Base Pública.

12 de Octubre: Reconocer la Diversidad desde la Riqueza

Este 12 de octubre conmemoramos el Día Internacional del Encuentro entre Dos Mundos, el descubrimiento de América en 1492 por Cristóbal Colón. Como todo hito histórico, este acontecimiento marcó el inicio de una era de colonización, con todas las implicancias que ello conlleva, y de un nuevo orden mundial pero también el reconocimiento y la difusión de elementos culturales hasta entonces desconocidos, como cosmovisiones, costumbres, lenguas, un distinto orden social y político, flora y fauna y cultura gastronómica, entre muchos otros.  

Nos acordamos de esta fecha porque hoy como sociedad vivimos nuevamente el desafío del reconocimiento y la valoración de lo distinto. Estamos en medio de un fenómeno de migración que ha ido en aumento en los últimos años, incorporando a ciudadanos y ciudadanas de culturas con las que ya convivíamos y también de otras más lejanas, lo que ha ido generando una mutación social y cultural de la que mucho se habla, pero desafortunadamente suele hacerse desde un enfoque de problema y no desde su riqueza cultural. No suena extraño, cuando estamos en un escenario de muchas preguntas, y paradójicamente, de exceso y al mismo tiempo escasez de información, porque genera mucho ruido pero nos estamos informando desde realidades como también desde mitos.

Es un panorama social que costará tiempo comprender y asimilar, pero desde lo profesional tenemos un espacio potente para generar cambios y enfrentar estos desafíos. Hoy las empresas están tomando un rol excepcional desde lo inclusivo, informándose y llevando a cabo acciones para hacer propia la interculturalidad. Fundación Ronda es una de las organizaciones que las acompañan en ese camino, apoyando la diversidad y la inclusión desde acciones que buscamos sean significativas: a través de alianzas con otras entidades que trabajan directamente con personas migrantes que están en búsqueda de trabajo; las motivamos a realizar actividades que permitan compartir la riqueza cultural y también desde la enseñanza en el uso del lenguaje y la comunicación. Pero sobre todo concientizando a sus equipos sobre el valor que la interculturalidad ofrece a la organización y también al negocio y en cómo debemos y podemos aportar a su instalación desde un prisma de derechos humanos y de empatía. Comprender la migración como un valor es una tarea de todos y no solo de los migrantes que residen en nuestro país.

La interculturalidad es justamente saber interactuar y comunicarnos entre grupos de personas de distintos orígenes, desde una visión horizontal, de igualdad y de derechos. Todo esto, a nuestro parecer, no genera más que riqueza para todas y todos y por eso vale reflexionar al respecto este 12 de octubre.

 

El contenido de esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de quien la escribe y no representa necesariamente la postura de la fundación Base Pública.

Defensora de la Niñez recibe Agenda Ciudadana de Prioridades sobre Infancia

Frente a más de treinta representantes de la sociedad civil, Base Pública facilitó un diálogo horizontal con la primera defensora Patricia Muñoz, para hacerle entrega formal de los resultados de la co-construcción de una agenda sobre temas prioritarios realizada a mediados de abril.

Descarga el documento AQUÍ 

En respuesta a esta agenda, Muñoz primero hizo una reflexión sobre la situación general de derechos humanos de la infancia chilena, resaltando la deuda del Estado en esta materia. “Llama la atención que no haya habido instancias como esta (la Defensoría). La falta de rigurosidad en esta materia era algo que siempre me llamaba la atención. El INDH, recién hace dos años empezó a visitar el Sename”.

El eje central de la política de la primera Defensora de la Niñez, según lo indicó a lo largo del evento, girará en torno a un cambio paradigmático en el que se reconozcan a los niños, niñas y adolescentes (NNA) como sujetos de derecho, y en ese sentido se construyan políticas enfocadas en ellos. “Es imprescindible que cuando hablemos de los NNA como sujetos de derechos, tengamos  presente que es el interés del niño, no del adulto. Tenemos que trascender el adultocentrismo”.

En este contexto, considerando que uno de los temas abordados en el documento de la sociedad civil tiene que ver con una Ley de Garantías y un Sistema de Protección Integral, para Muñoz, su primera tarea será darle impulso a estas temáticas. “Hemos fallado nuevamente al no ser capaces de crearla . Esta ley (de Garantías) tiene que avanzar ya, haciendo las adecuaciones y eco de todas las necesidades que están puestas en la infancia. Mi exigencia al Ejecutivo será que le ponga urgencia”, afirmó.

Independencia del cargo y protección a la familia: dos temas claves

Dentro de las seis propuestas de la sociedad civil, otros dos puntos resultaron importantes en la co-creación de la Agenda en Base Pública:  uno de ellos fue la independencia del cargo, que fue foco de interés para la opinión pública, y frente a esta inquietud colectiva, Muñoz aseguró probidad. “No tengo temor a fiscalizar. Estos cargos no se ejercen desde el miedo. Cuando postulé, lo hice con la convicción de poder ejercerlo libremente. Acá no hay ninguna posibilidad de que haya presión. Yo ejerzo mi rol como ha sido siempre: con la tranquilidad de que detrás está mi trabajo, formación y el compromiso”, sentenció.

El segundo punto surgió in situ el 18 de abril cuando se co-construyó la #AgendaUrgenteNiñez, y cristalizó en una sexta mesa: Protección integral de la familia. Esto, de cara a comprender que la garantía de derechos de la infancia es un complejo engranaje en cuanto a todos los agentes involucrados, siendo la familia el primer círculo de socialización de los NNA y por consiguiente el lugar que debe ser resguardado y apoyado, un foco importante que atender.

Así, Muñoz resaltó su concepto de familia considerando la evolución de la conformación clásica, y desde allí explicó que “el Estado tampoco ha sido capaz de brindar el apoyo a las familias para poder generar parentalidad positiva y crianza amorosa. Si tú, como Estado, no entregas herramientas a las personas que se vinculan con los niños, es muy difícil que tú puedas exigir un comportamiento de resguardo y protección. Tenemos que hacernos cargo de la necesidad de saber qué está pasando con esos niños que no se están vinculando”, manifestó.

Entre otros puntos, la Defensora también abordó la creación de un cuerpo consultivo constituido por NNA “que me permita escuchar sus necesidades y requerimientos”;  el establecimiento de una agenda transparente; la necesidad de trabajar con la sociedad civil “como requisito imprescindible, porque si yo no tengo esa capacidad de integrar esas concepciones es muy difícil que pueda manejar políticas públicas acorde a las necesidades sociales”; la creación de “estándares de formación y exigencia profesional para quienes intervienen en la infancia. O hacemos las cosas bien o no las hagamos. En infancia no es tolerable”

Muñoz concluyó resaltando la importancia de fortalecer la institucionalidad: “Las personas pasamos, pero las instituciones quedan”.

El documento que contempla las propuestas de la sociedad civil entregada a la primera Defensora de la Niñez, puedes descargarlo AQUÍ