All posts in Educación

Estudiantes podrían perder hasta un 88% de su aprendizaje si continúan las clases de manera remota

Para nadie es un misterio que las clases en línea han sido todo un desafío para profesores y estudiantes, pero en el contexto actual, parece ser la única forma de continuar con el proceso educativo de los niños, niñas y jóvenes del país. 

Según el estudio “Impacto del Covid-19 en los resultados de aprendizaje y escolaridad en Chile”, realizado en conjunto por el Banco Mundial y el Ministerio de Educación, el efecto de la pandemia en el aprendizaje de los estudiantes chilenos alcanzaría cifras alarmantes, proyectando que, en promedio, los estudiantes del país podrían perder hasta un 88% de los aprendizajes de un año. 

Pero estas cifras no son el único problema que enfrenta la educación chilena. La deserción escolar también ha aumentado de manera preocupante y el Mineduc estima que cerca de 81 mil escolares podrían salir del sistema producto de la pandemia del covid-19. 

Te invitamos a conocer más sobre este estudio y las consecuencias de la pandemia en la educación en la siguiente cápsula BP.

¿Un año perdido o una oportunidad para la Educación Técnico Profesional?

Cerca de 71 mil jóvenes egresarán este año de educación media técnico profesional (EMTP), con un 47% de matrícula femenina. La suspensión de clases presenciales les afecta especialmente ya que más de la mitad de su formación corresponde a actividades prácticas que se realizan en talleres, bajo la modalidad de aprender haciendo. En una consulta realizada por Grupo Educativo a profesores de establecimientos TP, un 37% señaló que el principal riesgo que enfrentan sus establecimientos actualmente es el atraso en asignaturas con componente práctico.

La formación técnica es una opción relevante en términos laborales y para seguir estudios superiores, por lo que resulta urgente implementar innovaciones que permitan darle continuidad a las trayectorias formativas en esta modalidad de estudios. La obtención del título de técnico de nivel medio será un recurso valioso para jóvenes que enfrentarán un mercado laboral especialmente complejo.

El Ministerio de Educación autorizó recientemente ajustes que sin duda son un avance importante para flexibilizar y diversificar las opciones de formación práctica. La reducción de horas requeridas para la práctica laboral y el reconocimiento de las horas de formación en las empresas como parte de la práctica facilitan el proceso formativo este año. Asimismo, la nueva opción de realizar la formación práctica a través de sistemas en línea genera múltiples oportunidades. Será posible realizar prácticas a través de simuladores, romper restricciones geográficas y poder acceder a certificación de competencias.

Sin embargo, estas nuevas opciones no funcionarán por sí solas. Es indispensable que el sector productivo y las instituciones de educación superior puedan establecer relaciones colaborativas ágiles y con escala suficiente para poder brindar oportunidades efectivas a cada estudiante de educación media técnico profesional. El apoyo a las trayectorias formativas debe velar por la equidad de género, en tanto la mayor parte de las mujeres sigue especialidades en áreas de servicios donde es más complejo poder realizar trabajos prácticos a distancia.

La Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción puso a disposición de liceos TP a nivel nacional un nuevo soporte donde se pueden realizar de manera gratuita más de 100 cursos de capacitación en línea relacionados con la prevención de riesgos. Las Redes Futuro Técnico que convocan a liceos de las regiones de Antofagasta, Maule y Metropolitana han accedido rápidamente a estos programas y actualmente más de 300 estudiantes se están formando en seguridad a distancia, donde más 45 son mujeres.

Es urgente que iniciativas como esta se repliquen rápidamente para que las y los jóvenes logren desarrollar las competencias necesarias a través de mecanismos virtuales, completar su formación de técnicos de nivel medio y estar preparados para acceder al mundo del trabajo y/o seguir estudios superiores el próximo año.

Claudia Peirano, Grupo Educativo

Las organizaciones de la sociedad civil en el apoyo a la niñez

Fundación Educacional Oportunidad lleva ya 14 años potenciando el liderazgo pedagógico y directivo en educación a través de prácticas colaborativas que permiten fortalecer el aprendizaje de niños y niñas en nuestro país. Actualmente, la fundación acompaña a equipos docentes de 136 establecimientos educativos en 18 comunas a través del desarrollo de diversos programas. Desde esta experiencia queremos relevar el trabajo que realizan las organizaciones de la sociedad civil (OSC) en favor del bienestar de niños, niñas y adolescentes y la importancia de asegurar su sustentabilidad en los próximos años.

Actualmente hay cerca de 235.000 OSC en Chile, de acuerdo con la iniciativa Sociedad en Acción. Se trata de un conjunto diverso de instituciones que contribuyen al desarrollo social a través de la atención directa, acompañando en el desarrollo de capacidades, generando evidencia a través de la investigación o visibilizando los problemas de los sectores más postergados de la población. Muchas de ellas trabajan por la protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes desde distintos frentes, como salud, educación, cultura, entornos urbanos y justicia.

Parte importante del valor de las OSC es que trabajan directamente con las personas, siendo en muchos casos parte de la comunidad, lo que les permite comprender la complejidad y la heterogeneidad de las situaciones que se viven en cada territorio. En el caso de Fundación Educacional Oportunidad, los equipos educativos trabajan con la metodología de mejora continua. Esta consiste en que cada docente identifica una dificultad en su sala, diseña una estrategia y la prueba. Los aprendizajes se comparten en una red que reflexiona sistemáticamente sobre cómo mejorar los aprendizajes de niños y niñas. Así, los equipos de distintas comunas se unen bajo objetivos comunes como reducir el ausentismo crónico o potenciar las habilidades comunicativas en sus escuelas.

Estas experiencias de desarrollo local se multiplican en nuestro país a través de las OSC, que operan con el apoyo de personas comprometidas con el desarrollo integral de la niñez, a través de la gestión de recursos públicos o privados. Estas organizaciones requieren hoy atención especial.

En primer lugar, es clave que las OSC formen parte de la discusión de las políticas públicas que tengan por objetivo resguardar el bienestar de niños, niñas y adolescentes en el marco de la crisis social. La visión de las OSC sobre las condiciones de vida en cada comunidad es un aporte imprescindible al momento de optimizar programas que logren tener efecto en la vida de las personas.

En segundo lugar, es esencial asegurar la continuidad operacional de las OSC durante la emergencia actual y para un futuro de mayores carencias. Por una parte, es necesario que las medidas de apoyo económico y los ajustes de recursos públicos consideren especialmente el correcto funcionamiento de las organizaciones que trabajan en primera línea con los niños, niñas y adolescentes que quedarán más desprotegidos en un entorno de mayor pobreza. Asimismo, resulta necesario facilitar los procesos de donaciones privadas para acelerar el flujo de recursos que puede canalizarse por esta vía.

El presente y el futuro de la niñez en nuestro país requiere de la voz y la acción de las organizaciones de la sociedad civil, complementando la acción pública y canalizando aportes privados. Hoy, más que nunca, es necesario mantener fuerte la capacidad de este sector para llegar donde otros no llegan.

*El contenido de esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de quien la escribe y no representa necesariamente la postura de la Fundación Base Pública.

Equidad e Inclusión en la Educación Chilena

Durante los últimos quince años la educación en Chile ha transitado por una serie de cambios y transformaciones progresivas, que permiten evidenciar una evolución en la forma de entender las diversas relaciones que componen la estructura de nuestro sistema educativo. Entendiéndose que uno de los aspectos relevantes es el que hace referencia al proceso de elección del colegio o escuela de las familias.

Existen diversos estudios y evidencia sobre los elementos generales que motivan a padres y apoderados a escoger determinado establecimiento, siendo en general el más importante ‚Äúel componente social y cultural de los compañeros y entorno educativo».¬†En ese sentido, existen claras diferencias entre grupos sociales a la hora de escoger un colegio, más aún, en el caso de particulares subvencionados, donde el ‚Äúespíritu de la elección» es de no mezclarse con otros, buscando ‚Äúseguridad, orden, obediencia y una identidad de estrato social».

Sin embargo, en la práctica sugería fuertes barreras de entrada hacia las familias, ya sea por la existencia de requisitos hacia los padres y apoderados, como también procesos de selección académica, o elementos discriminatorios que se aceptaban de forma ‚Äúnatural» al comenzar el proceso de admisión siguiente. Por otra parte, las fuentes de información privilegiaban lo informal, es decir, recomendaciones de parientes, amigos cercanos, por nombrar alguno, lo que parece asociado directamente con el capital cultural o grupo socioeconómico de las familias.

La consecuencia de este proceso desregulado y fuertemente vinculado con el entorno social y cultural de las familias, originó más segregación, exclusión e inequidad, como también un deterioro acentuado y continuo de la calidad del sistema educacional. Sin embargo, a partir de los diversos movimientos estudiantiles de 2006 y 2011, la configuración de mecanismos de elección escolar fue cambiando paulatinamente. Primero, con los ajustes en la Ley Subvención Escolar Preferencial¬†(SEP, 2008), luego con la Ley General de Educación (LGE, 2009), para más tarde consolidarse mediante la Ley de Inclusión (2015) y la creación dentro de esta del Nuevo Sistema de Admisión Escolar (SAE), el cual se inició en Magallanes en 2016.

Hoy en día con los primeros datos y estudios al nuevo sistema, podemos señalar algunos puntos importantes en ese contexto. En primer lugar, el SAE ha beneficiado a todos los estudiantes y familias, favoreciendo incluso parcialmente a los más vulnerables. En segundo término, se ha introducido mayor equidad en la elección de los colegios y escuelas, aumentando la información disponible, centralizando el proceso y reduciendo los costos de búsqueda. En tercer término, ha favorecido las preferencias de las familias (93,3%), y logrando cerca de un 70% en la primera opción. Son resultados alentadores y que seguirán estudiándose considerando la inclusión de nuevas regiones en 2018 y toda la Región Metropolitana en 2019.

En algunos años más debiésemos revisar si el SAE ha cumplido su cometido como política pública, que apunta a fortalecer el ejercicio de la elección de los colegios y escuelas, aumentar las oportunidades de familias y disminuir la segregación escolar.

 

*¬†El contenido de esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de quien la escribe y no representa necesariamente la postura de la fundación Base Pública

Desmunicipalización: ¿Nueva Educación Pública?

 ¿Cuál es la manera correcta de fortalecer la educación pública?

Francisca Flores (Vocera Cones): La educación pública se debería fortalecer con una desmunicipalización efectiva, que no genere más desigualdad. Esa ha sido nuestra lucha todos estos años. También necesita un cambio en la malla curricular y erradicar las pruebas estandarizadas que no miden el conocimiento, sino que solamente la capacidad de recepción que pueda tener el alumnado.

Mario Aguilar (Presidente Colegio Profesores): Para fortalecer la educación se debe tener un financiamiento acorde a sus reales necesidades -financiamiento de tipo basal- y claramente debe ser el Estado el responsable de su gestión. Además debe tener un papel integrador dentro de la sociedad y eso significa que tiene una naturaleza diferente a la de la educación privada.

¿Es la Ley NEP una alternativa para mejorar la educación pública?

Francisca Flores: La Cones siempre ha estado a favor de la NEP en su contenido general. Por primera vez se incorpora la demunicipalización dentro de los colegios. Sin embargo, sabemos que la desmunicipalización es algo que no se puede sostener si no se le hacen cambios al sistema de financiamiento, como sería erradicar el voucher y crear un financiamiento basal. Por eso pedimos que se extiendan los fondos de apoyo a la educación pública y que además la NEP contemple cambios en la malla curricular.

Mario Aguilar: Lo que hace la NEP es cambiar quién administra los colegios, pero mantiene el mismo tipo de sistema y ese es un pecado fundamental que comete porque lo que tiene a la educación como está es el sistema de mercado y su lógica de voucher. La figura de los Servicios Locales de Educación hace que se siga considerando el rol del sostenedor, al que el Estado le da el poder de administrar la educación y le da el mismo trato jurídico que al privado.

¿Son los Servicios locales de Educación (SLE), la figura adecuada para desmunicipalizar los colegios?

Francisca Flores: Nos parece que los SLE funcionarían porque son entes especializados en educación. Lo que pasa actualmente es que la municipalidad debe distribuir sus recursos en otros servicios y la educación muchas veces pasa a segundo plano. Sabemos que este sistema fracasó, no podemos asegurar que esto vaya a funcionar totalmente, pero de todas maneras no podemos quedarnos como en los últimos 30 años.

Mario Aguilar: Claramente no. Los servicios, como están redactados en la ley, funcionarían con demasiada autonomía: pasaría lo mismo que con las municipalidades solo que, en vez de 345 administraciones, tendrías 67. Así de ninguna manera se va a articular un sistema nacional de educación pública. Aún no entiendo porqué siguen copiando sistemas extranjeros si en Chile tuvimos una experiencia exitosa que fue la educación fiscal.

¿Existen conflictos entre la postura del Colegio de Profesores y la Cones?

Francisca Flores : Por primera vez y desde que asumió Mario Aguilar en la presidencia, los profesores se han manifestado en contra de la desmunicipalización. La Cones no va a avalar esta posición, a nosotros nos molestó mucho que dijeran que la ley no soluciona los problemas. Sabemos que la ley no viene a solucionar todo el problema, pero irse en contra de todo lo que se está haciendo no es una solución y tampoco han planteado algo concreto.

Mario Aguilar: Hay sectores que nos parecen irrelevantes, que nos han cuestionado. Sin embargo, esa crítica no tiene ningún sustento. Nosotros hemos sido los principales impulsores de la desmunicipalización. Pero queremos un proceso real, no lo que se propone ahora, que es un sistema híbrido, un parche que no da más. La opinión del profesorado es muy clara: nosotros hicimos una consulta donde participaron casi 50 mil docentes y el 80% rechazó el proyecto del gobierno. Eso yo creo que es demasiado contundente como para que se le pueda prestar oídos a voces minoritarias.

¿Cómo evalúan la aplicación de la ley de inclusión, las tómbolas y las filas de apoderados fuera de los colegios?

Francisca Flores: La ley de inclusión se creó para que no se siguiera lucrando dentro de los colegios subvencionados. Sin embargo, creemos que hay una mirada de la educación que se tiene que cambiar, no puede ser que las personas crean que por pagar más tengan mejor educación. Debemos convencernos de que los alumnos hacen a un colegio bueno, no el colegio hace buenos a los alumnos. En cuanto a la manera de seleccionar, también nos parece necesario que se cambie el concepto.  La selección no debería existir porque es el sistema el que ha perpetuado la discriminación y desigualdad en la educación.

Mario Aguilar: Siempre hemos dicho que la ley de inclusión fue un tremendo error. Que lo único que hizo fue blindar el sistema particular. No asegura el efectivo fin al lucro ya que contempla otros mecanismos para que los sostenedores obtengan ganancias. Las filas y las tómbolas no son otra cosa que la evidencia de lo segregado y deficiente del sistema educacional, y eso con la famosa reforma no se está corrigiendo. Al final lo que tenemos es un sistema particular subvencionado del marketing.

¿Qué ha mantenido estancada la conversación sobre el fortalecimiento de la educación pública?

Francisca Flores: Las reformas están estancadas en la cámara del Senado y la ministra Del Piano prácticamente no se ha pronunciado al respecto. Nosotros vemos que sólo se le da énfasis a la educación superior, pero si quieren empezar a hablar de una reforma entonces deberían comenzar por la educación básica, la secundaria y luego la superior. Se ha dejado totalmente de lado el primer ciclo escolar, ni hablar de los jardines.

Mario Aguilar: Falta de coraje político. A mí me da la impresión de que el ministerio le tiene mucho temor a la reacción de la derecha, un sector sobreideologizado que desciende del modelo de mercado. Creo que además el gobierno le tiene miedo a la editorial de El Mercurio y que por esos temores optó por un híbrido que no es ni lo uno ni lo otro. Y al final los Frankenstein son lo peor, son un monstruo. Si lo que querían era fortalecer la educación pública, debían tomarse las decisiones acordes a eso y lo que se hizo fue poner parches al modelo de mercado y al endeudamiento, pero no efectivamente cambiar el paradigma. Eso es lo que ha ocurrido con este proyecto.

¿Han tenido la oportunidad de dialogar con el ministerio respecto a eso? ¿Han presentado sus propuestas?

Francisca Flores: Actualmente no. Por eso, pedimos una reunión con la ministra para saber qué énfasis le está dando el ejecutivo al trámite de la reforma y ver cómo podemos incluir las indicaciones que tenemos desde la Cones para ingresar al sistema del financiamiento, que se relacionan principalmente con que se alargue el FAEP (Fondo de Apoyo a la Educación Pública).

Mario Aguilar: No ha habido participación, faltan todos los actores en la discusión. El gobierno ha legislado al estilo tecnocrático entre cuatro paredes. Tuvimos una mesa con el gobierno en materia de educación pública, pero esa mesa hasta ahora no da ninguna respuesta ni ha sido una interlocución útil. Por eso nuestra asamblea fijó como plazo máximo el 15 de agosto y, si no hay resultados concretos, simplemente no tiene sentido seguir en mesas panfletarias, porque eso es lo que ha pasado con la NEP.