All posts in infancia

Legislar para la infancia: una urgencia que la pandemia hizo evidente

Este año se cumplen 30 años desde Chile suscribió a la Convención de los Derechos del Niño, sin embargo aún no existe una legislación que garantice su implementación. 

Hoy, en contexto de pandemia la situación se hace urgente. La cuarentena recordó los problemas estructurales que se barrían bajo la alfombra: la necesidad de un estatuto legal que exija el respeto a la dignidad de Niños, Niñas y Adolescentes. Que les reconozca como sujetos de derecho.

El Bloque por la Infancia, conformado por más de 30 organizaciones de la sociedad civil hace un llamado a priorizar a los niños, niñas y adolescentes, quienes en medio de la crisis sanitaria, se ven expuestos a más vulneraciones de derechos: la violencia intrafamiliar que se acrecienta, hacinamiento, imposibilidad de acceder a educación, trabajos forzados por falta de financiamiento en el hogar, entre muchos otros factores que hacen que finalmente, sean los más afectados de la crisis. 

En esta nueva Cápsula BP, te contamos por qué es tan importante contar con esta ley lo antes posible. 

“No se ha considerado la voz de niños y niñas frente a la pandemia»

Al hablar de derechos de la infancia, lo primero que señalan los especialistas es la ausencia de una Ley de Protección Integral que garantice la Convención sobre los Derechos del Niño suscrita por Chile hace casi treinta años. Esta ausencia recrudece la situación de vulnerabilidad de niños, niñas y adolescentes frente a la crisis sanitaria que vivimos.

David Órdenes, Director Ejecutivo de Corporación La Caleta, organización que trabaja con niños, niñas y adolescentes en barrios segregados, asegura que es vital implementar una Ley de Protección de Derechos de la Infancia y agrega que el sistema “está pensado desde una perspectiva de vulneración de derechos, especialmente los más graves” y no desde la prevención. 

En relación con las soluciones en torno a esta problemática, Órdenes mantiene que niños, niñas y adolescentes deben ser reconocidos como sujetos derecho e incluir su opinión en la búsqueda de soluciones para superar la crisis. 

Conoce más sobre esto en esta nueva Videoentrevista BP. 

La pandemia muestra la realidad de la infancia chilena

¿Qué tan vulnerable se encuentra la infancia frente a la pandemia? Un estudio de la revista Journal of Public Health Management and Practice, arrojó que por cada niño que necesita cuidados intensivos de coronavirus existen “ocultos” 2.381 contagiados, lo que podría indicar que el nivel de contagio se pudo subestimar. 

Sin embargo, qué pasa en un país como Chile que, si bien suscribe la Convención sobre los Derechos del Niño, no tiene aún en su estamento legal no existe una ley que pueda hacer efectiva la garantía de la dignidad de este grupo etario. 

Esto a su vez lleva a preguntarse cómo pueden protegerse los niños, niñas y adolescentes en este país ante una crisis sanitaria como la que se vive, con  todas las complejidades que ha generado a escala societal, en detrimento de las condiciones de vida de los hogares en situaciones más vulnerables. 

Diferentes expertos en la materia se han referido con preocupación a esta situación. “La primera gran preocupación que tenemos, es qué es lo que ha pasado con los niños que hoy día se encuentran en situación de pobreza, (…) pero además de pobreza acrecentada por la situación de la pandemia. No contamos hoy día con los procedimientos tan claros de cómo actuar en casos de confinamiento», expresa Anita Leal, Directora Ejecutiva de la Fundación Pléyades, cuyo objetivo principal es implementar acciones para mejorar las posibilidades de desarrollo de la infancia en contextos vulnerables.

Conoce más sobre la situación de la infancia, en esta nueva Cápsula Base.

«Mi héroe eres tú»: El libro de la OMS que explica la pandemia a niños y niñas

La Organización Mundial de la Salud lanzó un libro para niños y niñas llamado «Mi héroe eres tú. ¡Cómo pueden los niños luchar contra la Covid-19!”, que busca explicar esta pandemia y cómo podemos vencerla si todos ponemos de nuestra parte.

Dirigido a niños de entre 6 y 11 años, da cuenta de las emociones que surgen en niños y niñas en medio de la cuarentena y da tips acerca de cómo sobrellevarlas. Esta publicación de 26 páginas contó con la participación de más de 1.700 niños, padres, cuidadores y profesores de 104 países, así como con expertos mundiales de los Organismos Miembros del Grupo de Referencia del Comité Permanente entre Organismos sobre Salud Mental y Apoyo Psicosocial en Situaciones de Emergencia (GR IASC SMAPS). 

El libro está contado desde la perspectiva de una niña pequeña que con la ayuda de un amigo imaginario que la protege del virus, va a explicarle al mundo cómo podemos mantenernos seguros en cuarentena voluntaria.

Conoce más al respecto en esta nueva Cápsula Base.

Expertos en derechos de la infancia exigen anular acuerdo Sename-ANI

El Servicio Nacional de Menores firmó un acuerdo con la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), agencia cuya labor principal es hacer inteligencia política para el presidencia a través del Ministerio del Interior, haciéndose cargo de la seguridad en torno a atentados terroristas y asociaciones delictuales.

El acuerdo precisa tres objetivos los cuales son: facilitar a la ANI el acceso a la información que es relevante y pertinente para producir inteligencia y efectuar apreciaciones globales y sectoriales según las facultades que la ley ha otorgado; asistir al Sename en la adopción de normas y procedimientos de protección de sistemas de información crítica y por último, desarrollar una alianza estratégica de cooperación institucional con el objetivo de establecer vínculos para la ejecución de acciones afines al cumplimiento de los respectivos objetivos institucionales.

Dicha alianza fue duramente criticada por Patricia Muñoz, Defensora de la Niñez, quien el miércoles 21 de abril presentó un recurso de protección por considerar el acuerdo como «un acto de discriminación» y vulneración de los derechos de los niños, quienes hoy alcanzan un número de 118.881 bajo tutela estatal, según datos de la Defensoría de la Niñez, y que por razones de protección de derechos e infracciones judiciales necesitan la protección del Estado.

Organizaciones de la sociedad civil también se manifestaron en contra de esta resolución y relevaron la grave falta a la Convención de los derechos del Niño en diferentes niveles y la profunda estigmatización que produciría este tipo de arreglos, como lo fueron la Fundación World Vision y Fundación Pléyades.

Conoce más sobre esta medida en esta nueva Cápsula BP.

De Víctima a Protagonista: La Participación como un Camino

La participación es una vía de desarrollo para todas las personas, de sus habilidades, aptitudes e intereses, al mismo tiempo que permite cuestionarse respecto al mundo en el que cada uno quiere vivir, cómo uno quiere que sean las cosas, y nos hace focalizarnos en aquello que queremos lograr.

La participación muchas veces conlleva una opción individual de ser parte de un colectivo con un propósito común. Hay en la participación un interés de cambio, ya sea personal o social. Un efectivo ejercicio de la democracia requiere de la participación ciudadana. La pregunta que me surge es: ¿cómo las personas adquirimos la vivencia de que la participación “sirve de algo”, si hemos experimentado tantas veces el no ser escuchados, ni han sido atendidas nuestras demandas personales o sociales? En ese trayecto hemos perdido tantas batallas.

Quizá una de las experiencias más extremas que puede vivir una persona es ser víctima de abandono, abuso sexual, maltrato grave o negligencia de parte de aquellos que son tu familia, y más aún si eres un niño pequeño y ellos son los llamados a cuidarte y amarte. Eso es lo que ha vivido cada niño o niña que ingresa a una residencia, ya que es un juez quien decide que para protegerlo debe ser separado de su familia. Claramente han sido víctimas de adultos que no supieron cuidarlos, donde la vivencia de ser víctima tiene relación con sentirnos indefensos, donde no hay control sobre lo que nos hace daño y sentimos que no podemos hacer nada por evitarlo.

Parte de nuestra tarea, como adultos llamados a proteger, como sociedad, es ayudar en la resignificación de esas experiencias violentas y maltratadoras para evitar que se instalen como un trauma. Para eso lo primero es transformar la mirada que tenemos de los niños, niñas y adolescentes y verlos como sujetos de derechos, mirarlos desde sus competencias y potenciales, no desde sus carencias sino desde sus recursos. En este contexto, la participación tiene un sentido de devolverles el protagonismo de sus propias vidas.

En María Ayuda estamos realizando varias acciones destinadas a recuperar la posibilidad participar y así incidir en lo que viven diariamente. Para esto hemos creado algunas formas concretas: el año 2017, en período de elecciones, le pedimos a nuestros niños niñas y adolescentes (NNA) que le escribieran una carta a los candidatos a la presidencia, textos que publicamos en un pequeño libro que se llamó Mi querido candidato y que fue entregado personalmente por algunos jóvenes a los candidatos. Quizás el encuentro de esos niños con el poder les permita creer que los cambios son posibles.

La reciente exposición “Soñemos Junto a los Niños y Niñas de María Ayuda”, en donde varias pinturas hechas por niños y niñas de nuestros programas fueron llevadas a gigantografías y transformadas en una muestra de arte itinerante, fue una manera de visibilizar –a través de la participación– algunas de las realidades más ocultas de las vivencias de los niños. Cómo transmitirles la felicidad de Margarita al ver colgada en una sala de exposiciones su pintura, y cómo explicar el efecto que puede tener para ella en su vida. Tal vez sea una historia que contar o tal vez se constituya en un momento en que vivenció su aparecer para otros y que logró mostrar su manera de ver el mundo.

Actualmente estamos implementando las asambleas de NNA en las residencias como prácticas habituales para conversar acerca de cómo resolver en conjunto las dificultades, acordar algunas de las reglas de la casa, instalar el buen trato como forma de convivencia, dar la posibilidad de elegir el color con que quieren pintar sus dormitorios, o la comida que se comerá en una celebración. Las experiencias de participación y de construcción colectiva nos permiten tener la vivencia de dominio sobre nosotros mismos y que también es posible transformar nuestra realidad. Los niños y niñas que llegan a nuestros programas han sido víctimas de graves vulneraciones. Por lo tanto, nuestra tarea es restituir su derecho a vivir en una familia, pero también es devolverles la experiencia de tener el poder.

 

El contenido de esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de quien la escribe y no representa necesariamente la postura de la fundación Base Pública.

La Indifencia hacia los Niños: Sophie, una entre muchas Víctimas

 

El país completo se encuentra conmovido por la muerte de la pequeña Sophie, la bebé que murió en manos de su padre biológico, quien había pasado 14 veces por el CESFAM de su comunidad sin que ningún profesional levantara la alarma. El hombre tenía un historial de violencia y tanto las policías como SERNAM no advirtieron el peligro que éste representaba para su propia hija.

A primera vista podemos ver que los vecinos no denunciaron estas situaciones de violencia, por desconocimiento, por indiferencia o quizá por miedo a que el paradero de la pequeña fuese SENAME. Claro porque ¿si los vecinos denunciaban servía de algo que la pequeña llegara a SENAME? Siendo de conocimiento público que allí los niños llegan a sufrir por una serie de factores negativos. De las 1.313 muertes que el Estado reconoció, 865 eran niños.

Antes de Sophia, en abril de 2016 tuvimos otra mártir, Lissette Villa, quien sufrió apremios ilegítimos (como dice el Fiscal Emilfork) en manos de las personas que debían cuidarla.

No tiene sentido centrarnos en la responsabilidad de un autor material, pues falló la institucionalidad y fallamos todos como sociedad. Actualmente nuestro país no tiene una ley de protección integral y por lo tanto, tampoco tiene un sistema nacional de protección integral. Chile y Panamá son los únicos países de Latinoamérica que carecen de este tipo de Leyes. Por otra parte, esta semana se dio a conocer de que un tercio de los condenados a presidio perpetuo obtuvo libertad condicional.

El próximo presidente tendrá que hacerse cargo de la crisis política, humanitaria y ética más grande de la historia de nuestro país en materia de niñez, porque estos niños no existían en nuestra sociedad sino hasta que murieron. Esperemos que este gobierno por fin salde la deuda que Chile tiene con sus ciudadanos más importantes: los niños, niñas y jóvenes.

El contenido de esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de quien la escribe y no representa necesariamente la postura de la fundación Base Pública.

100 Días x Sename

Recientemente, la visita de una delegación de la ONU ha puesto de manifiesto la admisibilidad ante el organismo de las graves denuncias de vulneraciones de derechos fundamentales a niños en el sistema de “Protección” de Sename.

En efecto, el procedimiento establecido enuncia las materias sobre las cuales se declara admisible en su mérito y establece una visita de fiscalización para constatar en terreno la gravedad y veracidad de las mismas. Hay que recordar que en diciembre, el INDH presentó un informe sobre la fiscalización a centros de Sename constatando graves vulneraciones y apremios ilegítimos que, en algunos casos, pudieran contravenir protocolos  suscritos contra la tortura.

Desde la Sociedad Civil hemos manifestado la preocupación por la pasividad con que se ha enfrentado esta crisis, sin imprimir el sentido de urgencia requerido, sino más bien hipotecando el futuro de la infancia vulnerada a la tramitación de una ambiciosa agenda legal.

Tras la visita de este comité es necesario que el Gobierno saliente presente las cifras en materia de cobertura de salud física y mental a los niños en el sistema de protección, así como las asignaciones de representación jurídica, cantidad de niños egresados de residencia a través de programas de reunificación familiar, o las evaluaciones del programa de Familia de Acogida, método alternativo de cuidados parentales exitoso en otros países y que en Chile ha mostrado serios déficits de implementación y diseño.

A partir de estos elementos, se hace necesario impulsar una agenda de prioridades los primeros 100 días del nuevo gobierno poniendo el foco en la gestión y el corazón con nuestros niños.